La canciller Eda Rivas consideró que se debe tener una mayor fluidez en la relación con el Poder Legislativo, y lamentó la reacción generada en el Congreso por la reunión no oficial del presidente Ollanta Humala con su homólogo francés, Francois Hollande, en París.

Subrayó que nunca se pretendió obviar las competencias del Congreso, pero ratificó que tampoco se incurrió en una infracción constitucional o legal por no comunicar previamente al Parlamento de ese encuentro presidencial.

"Lamento este incidente, como repito nunca ha sido intención del Ejecutivo sobrepasar las competencias del Legislativo (...) reitero no hemos incumplido ni infringido la Constitución ni las leyes, pero efectivamente, creo que debemos darle una mayor fluidez a la relación Legislativo-Ejecutivo", expresó.

En su opinión, "faltó comunicar un poco más", lo cual corregirán en el futuro; sin embargo, lamentó que la reacción generada pueda empañar el trabajo "tan profundo" efectuado por el presidente Ollanta Humala en favor del país.

Indicó que en todo el mundo se practica la "diplomacia presidencial" y de allí la importancia de la participación de los jefes del Estado en cumbres, foros internacionales, encuentros bilaterales o no formales, porque se consigue mucho más cuando las conversaciones se hacen entre jefes de Estado.

"Y no sería dable que el país, que está en un buen momento económico, no participe de estos temas", puntualizó.

La ministra de Relaciones Exteriores sostuvo que la moción de censura en su contra, presentada por un sector de la oposición, también afecta la imagen del país.

"Sin lugar a dudas estas cosas tienen un impacto (...) esto (la moción de censura) se definirá el lunes, pero siempre estas cosas afectan la imagen de un país y lamento que la Cancillería esté en entredicho".