El nuevo representante de la petrolera española Repsol en Bolivia, el argentino Jorge Milathianakis, calificó de "muy buena" la relación de la empresa con el presidente boliviano, Evo Morales, porque cumplió sus compromisos de inversión, según una entrevista publicada por el diario El Deber.

"Estamos en una muy buena relación, pero no por política, sino por compromiso y cumplimiento de acuerdos. Nuestra cadena de valores es político-cultural. Nosotros nos comprometemos cuando consideramos que vamos a cumplir", dijo el ejecutivo al matutino boliviano.

Subrayó que Repsol cumplió con "todos los plazos y las inversiones" para desarrollar el campo de gas Margarita (sureste) y "esto es lo que valora el señor presidente".

"La compañía vino y dijo: vamos a invertir US$1.000 millones y lo hemos hecho. Dijimos que íbamos a estar en 2012 y 2013 con la fase I y II de Margarita y lo hemos hecho", apuntó.

El primero de octubre pasado, Morales y el máximo ejecutivo de Repsol, Antonio Brufau, inauguraron la ampliación de una planta de gas en Margarita para subir la capacidad de procesamiento del energético de 10 a 15 millones de metros cúbicos diarios.

Ese mismo día, Milathianakis asumió su cargo en reemplazo de su compatriota Jorge Ciacciarelli, que se ha jubilado.

En la entrevista, Milathianakis también destacó que Bolivia necesita un proceso de exploración intensiva para aumentar las reservas de hidrocarburos y en ese sentido consideró la importancia de los incentivos que estudia el gobierno boliviano para el sector.

"Esperamos que con los incentivos se dé la exploración intensiva. Yo creo que habrá más actividad. Todo incentivo para desarrollar la actividad será bienvenida", agregó.

Según la Cámara Boliviana de Hidrocarburos, que agrupa a las petroleras, para llegar a niveles de producción de gas que permitan cumplir los contratos a largo plazo con Brasil y Argentina y nuevos mercados es necesaria una inversión de 8.000 millones de dólares.

Repsol tiene prevista una inversión de US$400 millones más en Margarita, con sus socias British Gas y Pan American Energy, y de una cifra similar hasta el 2016 con la petrolera estatal YPFB en otros proyectos, explicó Milathianakis.

Esta semana, YPFB reconoció que las reservas de gas de Bolivia, de 11,2 billones de pies cúbicos, pueden durar diez años más.

No obstante, anunció que los diversos contratos que ya están en marcha permitirían al país cuadruplicar esas reservas, hasta un potencial de 42,7 billones de pies cúbicos.