A través de una resolución publicada en la Gaceta Oficial número 40.279 que circula este viernes 25 de octubre, se regula la importación de camarones a Venezuela para prevenir riegos por enfermedades bacterianas.

Con la finalidad de evitar la propagación del Síndrome de Necrosis Hepatopancreática Aguda y el Síndrome de Mortalidad Temprana, la importación de camarones debe provenir directamente del país de origen y no de un tercero en calidad de intermediario.

Los laboratorios venezolanos deberán aplicar medidas sanitarias recomendadas por la FAO.

La importación de huevos, blomasa de artemia congelada, y otros insumos a base de crustáceos y moluscos solo se autorizará a países que otorguen Certificado Sanitario de Origen.

Queda prohibida la importación de los productos mencionados anteriormente, y de crustáceos procedentes de países del continente asiático y cualquier otro donde exista evidencia o se presuma la presencia de la enfermedad.