Panamá. El gobierno y los gremios médicos panameños comenzaron a negociar este viernes, con base en una propuesta presentada por los segundos, el fin de un paro que comenzó hace un mes en rechazo a una ley que permite que especialistas extranjeros sean contratados por el sistema público de Salud.

Las partes se reunieron este viernes en la Curia Metropolitana para empezar a discutir el documento presentado el jueves por los huelguistas, que en principio exigían la derogación de la polémica Ley 69, a lo que se niega el gobierno, pero ahora han planteado su modificación como una vía para terminar el conflicto.

Desde la semana pasada la Iglesia media en el conflicto y promueve un acercamiento con reuniones en la Curia, en las que participan el ministerio de Salud, la Caja de Seguro Social, las comisiones legislativas de Salud y Presupuesto, además de las directivas de los gremios médicos, de enfermeras y técnicos de salud.

El personal en paro, liderados por la Comisión Médica Negociadora Nacional (Comenenal), señala que la Ley 69 pone en peligro la estabilidad laboral del gremio y abre la vía para la privatización de la salud, lo que el Ejecutivo niega con el argumento de que la norma solo busca llenar las vacantes de especialistas en el interior del país centroamericano.

El ministro panameño de Salud, Javier Díaz, dijo este viernes a los periodistas, antes de iniciar la reunión con los gremios, que la propuesta presentada por estos contiene puntos de coincidencia con la visión gubernamental.

Domingo Moreno, coordinador de la Comenenal, afirmó este viernes que algunos puntos incluidos en su propuesta son ofertas que el presidente del país, Ricardo Martinelli, lanzó el pasado 2 de octubre cuando, en medio del conflicto, sancionó la Ley 69.

Entre los ofrecimientos presidenciales incluidos en la propuesta gremial está un aumento de entre 50% y 100% como sobresueldo a los profesionales de la salud que trabajen en el interior del país, confirmó Moreno.

El líder gremial reiteró que el paro se mantendrá hasta que las modificaciones planteadas sean ley de la República, sancionada y publicada en gaceta oficial, lo que hace prever que la solución al conflicto no está a la vuelta de la esquina.

La vía a seguir, explicó Moreno, es que la Comisión de Salud apruebe las modificaciones, que deben ser ratificadas por el pleno del Legislativo para luego ser sancionadas por el presidente Martinelli y publicada en la gaceta oficial.

Mientras tanto, el ministerio de Salud seguirá haciendo descuentos en el salario a los médicos por los días holgados, durante los cuales se han perdido unas 82.000 citas solo en esa dependencia, según su titular.

"Todo trabajo es remunerado pero si no se trabaja, no hay plata. El Ministerio de Salud ha perdido 82.000 citas. Cuando los médicos recuperen esas 82.000 citas se procederá a la devolución de ese descuento", dijo este viernes Díaz a los periodistas en el marco de un acto oficial.

En ese sentido, Moreno expresó la total disposición de los galenos a trabajar "a toda máquina" para recuperar las citas, y expresó que espera que las autoridades doten a los hospitales de los insumos necesarios para poder hacerlo.

La huelga médica afecta a los hospitales del Ministerio de Salud y los de la Caja del Seguro Social, y su nivel de seguimiento no ha sido especificado por ninguna de las partes.

El paro ha generado innumerables quejas de los pacientes, que a través de los medios de comunicación han expresado que entienden las quejas de los médicos pero al mismo tiempo exigido que hagan sus reclamos mediante mecanismos que excluyan la paralización los servicios sanitarios.

Martinelli insiste, por su parte, que la oposición política alienta la huelga, lo que los gremios rechazan.