Río de Janeiro, EFE. Brasil acumuló en los primeros nueve meses del año un déficit en sus transacciones con el exterior de US$60.416 millones, el mayor saldo negativo en cuenta corriente ya medido en el período, informó el Banco Central.

La diferencia negativa entre los recursos enviados por el país al exterior y los recibidos desde afuera entre enero y septiembre de este año es superior al déficit récord en cuenta corriente medido en todo el año pasado (US$54.246 millones).

El déficit hasta septiembre supera en un 77% el del mismo período del año pasado (US$34.139 millones).

El organismo emisor prevé que Brasil terminará el año con un déficit en cuenta corriente de unos US$75.000 millones, que supondrá una nueva marca histórica.

El resultado negativo se mantuvo pese a que el país obtuvo en septiembre el menor déficit en cuenta corriente mensual en lo que va de año (US$2.629 millones) y ligeramente superior al del mismo mes de 2012 (US$2.600 millones).

El déficit del país con el exterior viene creciendo como consecuencia del empeoramiento de la balanza comercial brasileña, con las exportaciones aumentando por debajo de las importaciones por la crisis internacional y el fuerte aumento de la compra de combustibles en el exterior.

Brasil acumuló en los primeros nueve meses del año un déficit en su balanza comercial de US$1.622 millones, el peor saldo para el período desde 1998.

El déficit en el período contrasta con el superávit por US$15.702 millones que Brasil acumuló en los nueve primeros meses de 2012.

Las cuentas externas también se deterioraron por el salto de los gastos de los turistas brasileños en el exterior, que en los primeros nueve meses del año alcanzaron el récord de US$18.937 millones.

Los gastos de los brasileños en viajes en el exterior el mes pasado llegaron a US$2.168 millones, los mayores para un mes de septiembre en la historia y en un 27,3% superiores a los del mismo período de 2012.

Hasta el año pasado, Brasil financiaba su déficit en las transacciones con el exterior con la inversión extranjera directa, pero en 2013 los recursos foráneos para proyectos productivos en el país no superan el saldo negativo en cuenta corriente.

La inversión extranjera directa este año hasta septiembre se ubicó en US$43.782 millones, insuficiente para financiar el déficit en cuenta corriente.

Las inversiones de los extranjeros en proyectos productivos en Brasil sumaron US$4.770 millones en septiembre.