Río de Janeiro. La zona portuaria de Río de Janeiro, que actualmente tiene un Índice de Desarrollo Humano inferior al de África Subsahariana, estará totalmente revitalizada en 2016, cuando la ciudad organizará los Juegos Olímpicos, gracias a una reforma que tiene al puerto de Barcelona como modelo.

Así lo afirmó en declaraciones a los periodistas tras una visita a las obras el director de la empresa concesionaria que construye y gestionará esa área, Jose Renato Ponte, para quien los trabajos que se están llevando a cabo supondrán la "reorganización de una área degradada" de la ciudad brasileña.

Ponte también recordó que esa zona, situada en el centro de Río de Janeiro, fue "siempre para los habitantes de la ciudad un basurero" y subrayó que no contaba con infraestructuras básicas como escuelas u hospitales.

Asimismo, transmitió su esperanza de que la remodelación de la zona, que tiene como modelo la reforma del Puerto de Barcelona elaborada antes de los Juegos Olímpicos de 1992, "traerá vida a esa región de la ciudad".

Actualmente, trabajan en las obras de acondicionamiento 5.500 trabajadores, muchos de ellos en los tres túneles que reorganizarán el tráfico en la zona y abrirán el espacio circundante del puerto a los ciudadanos.

El más grande de esos tres túneles, en el que trabajan 1.050 trabajadores y que actualmente se encuentra más avanzado que los otros dos, será inaugurado en el primer semestre de 2014.

El presupuesto proyectado por la empresa concesionaria de la obra es de 4.100 millones de reales (algo más de US$1.800 millones).

Sin embargo, la inversión ascenderá hasta los 7.600 millones de reales (casi US$3.500 millones), ya que la compañía invertirá también en otros servicios en la zona durante los siguientes quince años como el alumbrado público o la recogida de basuras.

Durante el trabajo de construcción de los túneles los operarios tuvieron que enfrentarse a las trabas naturales de la zona, ya que al ser una región con tierra muy arenosa tuvieron que emplear las más modernas tecnologías.

Además, durante las excavaciones fueron hallados varios restos arqueológicos, incluido un cementerio de la época en que Brasil era una colonia de Portugal.