Lima, Xinhua. El fiscal peruano que investiga al ex presidente Alan García por el indulto de narcotraficantes durante su mandato (2006-2011), en el caso conocido como "narcoindultos", fue blanco de amenazas, alertó este viernes el Fiscal de la Nación de Perú, José Peláez Bardales.

Según el jefe del ministerio Público, estas amenazas buscan alejar del proceso al fiscal Walter Delgado, quien adelanta las indagaciones sobre la liberación, mediante una gracia presidencial, de unos 400 narcotraficantes a cambio del supuesto pago de fuertes sumas de dinero.

Peláez agregó que las personas involucradas en esta campaña contra el fiscal también preparan una ofensiva mediática y "legal" con la finalidad de apartarlo de las investigaciones al ex mandatario.

"La Fiscalía de la Nación ha cursado oficio tanto al ministerio del Interior, como al director superior de la Policía para que se le preste al fiscal la seguridad que el caso amerita", expresó.

Peláez adelantó que su despacho ha manifestado a Delgado todo su respaldo institucional para que continúe las indagaciones de todos los procesados en este caso, donde la principal figura es García.

La defensa del ex mandatario, interesada en evitar que continúe las investigaciones trata de desacreditar a uno de los testigos de este caso, el brasileño Carlos Butrón, quien después de hacer las denuncias sobre los pagos para la liberación de los presos condenado por narcotráfico ahora se retracta.

El Fiscal de la Nación solicitó a la Policía Nacional que brinde garantías para la seguridad del fiscal Delgado, quien manifestó que continuará el caso pese a las amenazas.

De acuerdo a las autoridades peruanas, Butrón habría sido amenazado para que se retracte de sus primeras declaraciones en contra del indulto de narcotraficantes.

También los representantes legales de García buscan desacreditar a una Comisión de alto Nivel del Congreso peruano para que suspenda las investigaciones sobre los "narcoindultos" y otros casos de supuesta corrupción durante su segundo mandato.