Uno de cada tres argentinos habilitados para votar en los comicios legislativos de este domingo había acudido a las urnas a mitad de la jornada electoral, que se desarrolla sin sobresaltos, informaron fuentes oficiales.

Hasta la una de la tarde (16.00 GMT) "ya votó cerca del 33% del padrón nacional", dijo el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo.

Randazzo señaló que los comicios, a los que están convocados más de 30,5 millones de argentinos, se están desarrollando "muy rápido".

La mayoría de candidatos y dirigentes políticos madrugaron para votar e hicieron llamamientos a la participación.

En la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral de Argentina, el candidato del oficialismo, Martín Insaurralde, se adelantó a su máximo rival, Sergio Massa, a la hora de depositar su voto.

Insaurralde, alcalde de la localidad bonaerense de Lomas de Zamora, pidió a los argentinos "que disfruten de este día, que voten, y que estén felices porque elegir es lo más importante que hay en la vida democrática".

Massa, cabeza de lista del Frente Renovador, fue uno de los últimos candidatos en votar, pasado ya el mediodía.

El exjefe de Gabinete, que se impuso a Insaurralde en las primarias del 11 de agosto, subrayó que "hoy habla el pueblo" y dijo a los medios que tiene "mucha tranquilidad" de cara a los resultados electorales, que se darán a conocer a partir de las nueve de la noche (00.00 GMT).

En la ciudad de Buenos Aires, la candidata a diputados de la coalición Unen, Elisa Carrió, pidió dar "un ejemplo de lo que puede ser la democracia y la república", mientras que la de la conservadora Propuesta Republicana, Gabriela Michetti, llamó a "reforzar" la democracia y "darle calidad".

El socialista Hermes Binner, ganador de las primarias en la provincia de Santa Fe, convocó a la ciudadanía a votar con "felicidad porque es parte de la alegría que tenemos que tener para construir un país normal".

Casi 92.000 fuerzas de seguridad velan por la seguridad de las elecciones legislativas argentinas, que son supervisadas por más de 40.000 fiscales de mesa y observadores.

En estos comicios, en los que pueden votar por primera vez jóvenes de 16 y 17 años, se renovarán la mitad de la Cámara de Diputados (127 bancas) y un tercio del Senado (24).