La Asociación Dominicana de Industrias Textiles (Aditex) pidió este domingo a las autoridades locales evaluar en qué condiciones operan las empresas de capital asiático, que desde hace varios meses están "inundando" el mercado nacional.

De acuerdo con dicha agrupación, estas empresas "seguirán adquiriendo grandes cantidades de tiendas ya establecidas para tener el control de la mayoría de los puntos de ventas del área comercial".

El presidente de la Aditex, David Cortés, pidió a la Dirección General de Impuestos Internos, a la Dirección General de Aduanas, al Ministerio de Trabajo verificar si estos comerciantes extranjeros "están cumpliendo cabalmente con todas las leyes, ya que no se explica este crecimiento inusual".

Cortés se preguntó si es conviene "que unos extranjeros tomen el control del comercio local en esta magnitud" y "cuáles son los beneficios reales que aportan en términos de empleos".

El dirigente industrial dijo que "es importante saber cuánto aportan en términos de impuestos de aduanas en sus importaciones y cuánto pagan por los beneficios que generan".

Asimismo, que se debe indagar "si estos comerciantes orientales no contraten ciudadanos ilegales, que no dejan de pagar los correspondientes derechos aduanales y tampoco dejan de reportar los beneficios proporcionales a los volúmenes de operaciones que ellos manejan y que no cumplen con las leyes laborales".

Cortés dijo que se debe hacer "un análisis y tomar decisiones oportunas para evitar retroceder. No podemos permitir que nadie venga a trazarnos pautas ni a decidir nuestros destinos, ya que en muchos de los casos estas acciones causan irremediables perjuicios a todos los comercios y empresas locales del país".

"En realidad desconocemos el origen de esos grandes capitales a los que nos referimos, pero de igual manera atentan contra nuestros genuinos intereses dominicanos" puntualizó.

Por último manifestó que "esperamos que las autoridades tomen las medidas oportunas para que no nos sorprendan y se aprovechen de nuestra hospitalidad y sana intención de acoger a todos, primero la República Dominicana y después el mundo".