Sala de Inversión. La caida que regsitró el Índice de Precios y Cotizaciones de México, a mínimos de 39.871 puntos, generó un alza importante que lo llevó a máximos de 40.680 puntos, apoyado con un volumen importante de acciones que han presentado resultados trimestrales positivos, aunque con crecimientos moderados en ingresos y utilidades en algunos casos, pero manteniendo o mejorando su rentabilidad.

Sin embargo, también ayudó a la Bolsa la reducción de 25 puntos base que anunció el Banco de México el pasado viernes en su reunión de política monetaria a las tasas de interés de referencia (fondeo) las cuales pasaron de 3,75% a 3,50% (3,15% a 2,90% después de impuestos), reduciendo los incentivos para invertir en este tipo de instrumentos.

Este lunes concluye el periodo de reportes del tercer trimestre en México. Y, de las empresas que integran la muestra del IPC solo quedan por presentar sus balances AC, Mexchem, Pinfra y Peñoles. Para los reportes de AC y Pinfra se tienen buenas expectativas, mientras que Mexchem ya anticipó que vienen mal, y en el caso de Peñoles se espera un mal reporte.

Entre reportes que se publicaron el viernes destacaron favorablemente los de Fibramq, Funo, Gmexico, ICA, Lala y Livepol. Regulares fueron las cuentas de Soriana y Televisa, e inferiores a lo esperado y calificados como malos fueron los resultados de Femsa, ICH y Simec; sin embargo, no hay que dejarse llevar por este desempeño porque los precios de sus acciones ya han registrado caídas importantes, y ahora se precisa hacer una evaluación del futuro y no del pasado. Lo más relevante para esta semana, serán diversos datos económicos de los Estados Unidos que determinarán cómo evoluciona la economía.

Análisis Técnico. El rebote que tuvo el IPC el viernes pasado, abre la esperanza de un próximo “rally” alcista, aunque es necesario que supere los 40.671 puntos del cierre del viernes, porque en esos niveles están acumulados varios promedios móviles.

Con el rebote del IPC la demanda aumentó logrando elevar el volumen a cerca de 400 millones de acciones, en una prueba del interés de los inversores, sobre todo en las acciones que han sido más castigadas y que han demostrado que han logrado superar la debilidad económica. Otros indicadores técnicos mantienen señales positivas de alza.