Santiago, Xinhua. El sector de alimentos en América Latina registró una inflación del 0,6% en septiembre, similar a la de agosto y al promedio de este año, informó la Oficina Regional de la Organización Mundial para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en esta capital.

Señaló que 14 de los 18 países monitoreados por la oficina reportaron tasas mensuales de inflación menores a 0,5%, mientras que la inflación mensual general de la región subió de 0,5% en agosto a 0,7% en septiembre.

Las naciones con las variaciones más bajas en los índices de precios de los alimentos fueron Costa Rica, y Nicaragua, ambos con -0,3% y El Salvador y Panamá, con -0,1%.

A su vez, Bolivia, Venezuela y Uruguay fueron los países con mayores niveles de inflación alimentaria durante septiembre, con tasas que se movieron entre poco más de 2% para el caso del último país y cerca del 4% en los otros.

Respecto a los productos alimentarios, se destaca el pollo como el alimento que un mayor número de veces incidió en las variaciones positivas de la inflación en los países de la región.

Según la FAO, el índice internacional de precios de los alimentos cumplió cinco meses de caídas sucesivas en la región, fenómeno no observado desde finales de 2008.

Durante septiembre se observaron movimientos moderados en las tasas mensuales de inflación en Centroamérica, México y República Dominicana.

Con la excepción de Guatemala, en el resto de esos países se ubicaron por debajo de los promedios regionales.

En Costa Rica, El Salvador, Nicaragua y Panamá, los índices de precios de los alimentos registraron variaciones negativas.

Mientras, Guatemala y Honduras fueron los dos únicos países centroamericanos que reportaron en septiembre tasas de inflación mensual de los alimentos mayores a las de agosto.

En la mayoría de los países sudamericanos, las tasas mensuales de inflación de los alimentos se ubicaron por debajo del promedio regional.

En Chile, Colombia y Ecuador, las tasas tendieron a mantenerse o superar su nivel reportado en agosto.

En los casos de Bolivia, Uruguay y Venezuela se reportaron las tasas de inflación mensual más altas de la región por segundo mes consecutivo.