DIJIMOS: Las fusiones y adquisiciones han sido la tónica de la gran minería en los últimos diez años y al son cada vez más acelerado de los precios y la demanda asiática se viene librando una carrera para formar conglomerados grandes y poderosos (“Juego de tronos”, AméricaEconomía N° 410). 

LO NUEVO: Los efectos ambientales y sociales de la minería tienden a ser altos. Por ello un pueblo suizo decidió donar US$120.000 de los impuestos pagados por Ivan Glasenberg, director de Glencore Xstrata, a países que sufren las consecuencias de la extracción de materias primas.