El petróleo de Texas subió este viernes el 0,76% y cerró en US$97.85 por barril, siguiendo así la tendencia al alza iniciada ayer, pero cerrando la tercera semana consecutiva a la baja, dada la preocupación de los operadores ante el aumento de las reservas de crudo en EE.UU.

Al cierre de la quinta y última sesión de la semana en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en diciembre, los de más próximo vencimiento, subieron 74 centavos.

La tendencia de ayer, jornada en que el precio del crudo de referencia en el país subió por primera vez en toda la semana, se prolongó esta jornada, y los operadores del mercado de futuros de crudo mantuvieron altas las expectativas en base al aumento de la actividad manufacturera en China, uno de los mayores consumidores energéticos del mundo junto a EE.UU.

Sin embargo, el conjunto de la semana cerró con un descenso del 2,9% respecto al viernes anterior, lo que confirma un prolongado declive de tres semanas en el precio del crudo causado por el aumento de las reservas, especialmente en Estados Unidos, donde el Departamento de Energía informó esta semana de un incremento semanal de 5,2 millones de barriles.