Río de Janeiro. La petrolera brasileña Petrobras informó este lunes que adoptará este año un nuevo método de ajuste automático de los precios de los combustibles que le permita tener una mayor previsión sobre sus ingresos y garantizar las millonarias inversiones previstas para los próximos años.

"La nueva metodología busca alinear los precios (internos en Brasil con los del exterior) para que la compañía pueda contar con la musculatura necesaria para ejecutar su plan de negocios", afirmó el director financiero de Petrobras, Almir Barbassa, en una rueda de prensa en Río de Janeiro.

La petrolera brasileña atribuyó en parte la caída de sus beneficios en el tercer trimestre de este año al "aumento del desfase en los precios de los derivados" que vende en Brasil, que se produjo por la subida del precio del petróleo en el mercado internacional y la depreciación del real brasileño frente al dólar.

La mayor empresa de Brasil informó el pasado viernes que sus ganancias en el tercer trimestre por 3.395 millones de reales (unos US$1.550 millones) fueron en 39% inferiores a las del mismo período de 2012.

"A pesar de que producimos más diesel en nuestras refinerías tuvimos que importar el complemento (para atender la demanda interna). Y esa importación se produjo en el momento en que el real alcanzó su mayor depreciación frente al dólar", dijo el ejecutivo.

La empresa calcula que el actual desfase del precio de la gasolina es del 6,5% y el del diesel del 19%.

Actualmente, los reajustes de los precios de los combustibles en Brasil carecen de periodicidad y dependen de que los apruebe el gobierno, accionista mayoritario de la petrolera.

El gobierno, muchas veces más preocupado con la inflación, niega las alzas que pide la dirección de Petrobras, alegando que no puede determinar reajustes a cada subida del petróleo en el extranjero debido a que los precios también pueden caer.

Barbassa agregó que la dirección de la empresa ya aprobó la adopción de la nueva metodología, aunque aún hay varios detalles en estudio, como su periodicidad.

Según el funcionario, la nueva metodología podrá ser conocida tras la reunión que tendrá el 22 de noviembre próximo el consejo de administración de la empresa, que es encabezado por el ministerio de Hacienda de Brasil, Guido Mantega.

"Lo importante es que (el nuevo método) nos dará un mayor poder de previsión sobre el flujo de caja y de la capacidad para financiar nuestras inversiones", dijo.

"La previsión es que a finales de 2015, una vez alineados los precios, estaremos con el flujo de caja positivo, una vez sean reducidas las inversiones. Alineado el precio tendremos la comodidad de convertirnos en una empresa con flujo de caja positivo", agregó.

El ejecutivo aseguró que la empresa necesita de flujo de caja positivo para financiar el ambicioso plan de inversiones que se propuso para el período 2013-2017.

Este plan prevé, con inversiones por US$236.700 millones, la producción de la empresa subirá de dos millones de barriles diarios en 2012 hasta 2,5 millones de barriles en 2016, 2,75 millones en 2017 y 4,2 millones en 2020.