México, EFE. La filial mexicana del Grupo Santander confía en que las reformas estructurales que está impulsando el gobierno de México permitan una recuperación económica en el país y, a la larga, aporten mayores ventajas para el sistema financiero.

"Aunque este año el crecimiento ha sido realmente mucho más modesto de lo que esperábamos, no hay una razón estructural que impida que haya sido sólo un bache y para que el año próximo haya una recuperación del crecimiento en el país", afirmó el presidente ejecutivo del Grupo Financiero Santander México, Marcos Martínez.

Las autoridades mexicanas calculan que cerrarán este año con un crecimiento del PIB del 1,7%, menor al 3,9% anotado el año pasado, a causa de la desaceleración en el primer semestre y el impacto de los huracanes que afectaron al país en septiembre pasado.

Martínez se refirió a reformas claves impulsadas por el Gobierno, que afectan al sector financiero, al de telecomunicaciones, al fiscal y al energético, y dijo que "serán un apoyo para que haya un aumento adicional del crecimiento de la economía".

"Nuestro banco está preparado para tomar una buena parte de ese crecimiento y aumentar más nuestra penetración en el mercado mexicano", afirmó Martínez al explicar los resultados logrados por el Santander México en el tercer trimestre de este año.

La filial del Grupo Santander reportó ayer a la Bolsa de México unos beneficios netos en el tercer trimestre de este año de 5.882 millones de pesos (US$457 millones), un 39,6% más que en el tercer trimestre del 2012.

También informó de que la utilidad neta lograda entre julio y septiembre fue un 42% superior a la anotada en el trimestre inmediatamente anterior.

En el tercer trimestre, la filial mexicana aportó al Grupo Santander el 11% de los beneficios, igual que Estados Unidos y después de Brasil (24%) y Reino Unido (15%), pero por encima de lo que representa España (7%).

"Somos una unidad muy importante para el Santander. Nuestro grupo tiene un grado de diversificación que lo protege muchísimo de los ciclos económicos de las distintas regiones. Es el banco comercial que quizás tiene la mayor diversificación", indicó Martínez.

La filial mexicana del Santander cree que tendrán un "impacto marginal" reformas como la fiscal, que está analizando el Parlamento y que, entre otras medidas, fija un nuevo impuesto del 10% para los dividendos y los beneficios en la bolsa, una tasa ahora inexistente en este país.

Martínez reconoció que aunque esa tasa "hace menos atractiva la inversión en bolsa", es una práctica en la que México "no está siendo líder". "Casi en todos lo países se gravan impuestos sobre ganancias de capital", insistió.

Pero cree que esas reformas son positivas porque imprimirán mayor competencia en la economía.

Según cálculos que maneja el Santander México, reformas como la fiscal y la energética, que liberalizará parte del sector de hidrocarburos, representarán un aumento de 1 o 1,5 puntos porcentuales en la actividad económica local en un plazo de 5 o 6 años.

"La reforma energética tiene un impacto mucho más importante en temas de inversión", afirmó, por su parte, el director general adjunto de Relaciones Institucionales del Santander México, Rodrigo Brand.

Al presentar los datos del tercer trimestre, Martínez destacó que el Santander México sigue siendo líder en la financiación de las pequeñas y medianas empresas, su cartera vencida es del 3,2% y su cartera ha crecido un 12,5% respecto al mismo trimestre del 2012.

También resaltó que el número de clientes ha aumentado un 8,4% en el tercer trimestre respecto al mismo período del 2012 y destacó que las acciones del Santander México han tenido una ganancia del 15,9% desde que salieron a la bolsa local, el 26 de septiembre del 2012.

Ese aumento se ha producido a pesar de que el principal índice de referencia del mercado bursátil local ha tenido una disminución del 0,7% en el mismo período.

También señaló que su capitalización es del 15,7%, un índice que calificó como "muy bueno y muy sólido".