Washington. General Motors (GM) ganó US$698 millones en el tercer trimestre del año, 52,7% menos que en el mismo periodo de 2012, debido en parte a la recompra de 120 millones de acciones por valor de US$800 millones.

GM añadió que durante el trimestre también tuvo un gasto fiscal gradual de US$500 millones que afectó sus beneficios.

Los resultados son muy inferiores a lo esperado por los analistas que habían previsto unos beneficios de unos US$1.400 millones.

El principal fabricante estadounidense de automóviles tuvo unos ingresos de US$39.000 millones durante el trimestre, un aumento del 3,7% con respecto al mismo periodo de 2012.

El EBIT (beneficios antes de intereses e impuestos) ascendió a US$2.637 millones, 14,8 % de aumento con respecto a hace un año.

Por regiones, en Norteamérica GM tuvo un EBIT de US$2.200 millones frente a los US$1.700 millones del año anterior.

En Europa, el EBIT fue negativo en 200 millones, una mejora de 300 millones con respecto al mismo periodo del 2012.

En Sudamérica, el EBIT fue de US$300 millones, US$100 millones más que hace un año.

GM Operaciones Internacionales, que engloba el resto de las regiones del mundo, tuvo un EBIT de US$300 millones, US$500 millones menos.

En los nueve primeros meses de 2013, GM ha tenido unos beneficios de US$2.857 millones, lo que representa una disminución del 27,9 %.

Dan Akerson, presidente de GM, dijo mediante un comunicado que "avanzamos en el tercer trimestre a medida que mejoramos nuestros márgenes en Norteamérica y aumentamos nuestra cuota global gracias a la marca Chevrolet".

"Nuestros esfuerzos para producir excelentes autos y camionetas y obtener unos resultados financieros sólidos fueron reconocidos este trimestre por la clasificación de inversión de Moody", añadió Akerson.