Buenos Aires, EFE. Argentina conmemoró este miércoles el trigésimo aniversario de las históricas elecciones que abrieron la puerta a la democracia después de siete años de una sanguinaria dictadura militar (1976-1983) e inauguraron, de la mano del radical Raúl Alfonsín, el período democrático más extenso del último siglo.

"Con la democracia se come, se cura y se educa", exclamó Alfonsín hace tres décadas y el eslogan fue reivindicado hoy por su hijo Ricardo, diputado por la Unión Cívica Radical (UCR), como uno de los grandes desafíos "que nos impone el presente".

"Mi viejo era el más peronista de los radicales y el segundo soy yo", dijo el diputado radical en declaraciones radiales al recordar el apoyo de la clase obrera que recibió su padre, que derrotó a Ítalo Luder, del Partido Justicialista (peronista) en los comicios.

La presidencia de Alfonsín puso fin a una de las etapas más negras de la historia reciente argentina, siete años de regímenes militares responsables de 30.000 desapariciones y de una guerra contra Reino Unido en 1982 por las islas Malvinas, cuya derrota dejó moribunda a la dictadura.

Ricardo Alfonsín, uno de los protagonistas de la jornada conmemorativa, aseguró que Argentina llegó a los comicios de 1983 con "la necesidad de que la dictadura que se terminaba (la más feroz de todas) haya sido la última".

A su juicio, el mayor logro del primer gobierno de la transición democrática fue "llegar a ser sucedido en el gobierno por otro partido político electo en las urnas por el pueblo", un relevo que, "desde la normalidad democrática de nuestros días, parece poco, pero la tarea fue ciclópea".

Argentina celebró sus más recientes elecciones el pasado domingo, en las que se renovó la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado y, tanto ese día como hoy, todas las fuerzas políticas apostaron por consolidar la democracia recobrada 30 años atrás.

Desde el oficialismo, el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, recordó a través de la red social Facebook que Argentina conmemora tres décadas "de ejercicio ininterrumpido de la soberanía popular y de vigencia del Estado de Derecho".

Los argentinos han reconquistado "el derecho al voto y una enorme cantidad de derechos políticos", destacó Scioli, aunque advirtió que "queda mucho por hacer".

Desde Córdoba, 800 kilómetros al oeste de la capital argentina, el ministro de Defensa, Agustín Rossi, remarcó que en 1983 se inició "el período democrático más extenso" que ha vivido el país.

Líderes de otras fuerzas políticas también se pronunciaron en las redes sociales sobre la fecha histórica, como el socialista Hermes Binner, quien afirmó que "la democracia se hace cada día, cada día un poco más. Esa es su impronta y esa es su fuerza".

La UCR recordará hoy al "padre de la democracia" y presentará a los legisladores electos el pasado domingo, mientras que varias legislaturas provinciales y centros culturales celebrarán también actos de homenaje.

Raúl Alfonsín asumió como presidente de Argentina el 10 de diciembre de 1983 tras vencer en las elecciones del 30 de octubre de ese año con el 51,7 por ciento de los votos, frente al 40 por ciento que obtuvo Italo Luder, del Partido Justicialista (peronista).

Durante su mandato (1983-1989) trató de impulsar las bases de una democracia incipiente y logró sentar en el banquillo de los acusados a varios de los máximos responsables de la dictadura.

Pero también adoptó polémicas decisiones forzado por presiones militares, como las Leyes de Obediencia Debida (1986) y Punto Final (1987), que libraron de responsabilidad a más de un millar de acusados de violaciones de los derechos humanos.

El exmandatario falleció el 31 de marzo de 2009 en Buenos Aires, a los 82 años, víctima de una neumonía agravada por un cáncer pulmonar.