Asunción. El presidente paraguayo, Horacio Cartes, anunció que el Estado recuperará el control de la empresa Aceros del Paraguay (Acepar), privatizada en 1997 y actualmente al borde de la quiebra.

Cartes señaló en rueda de prensa la recuperación de esta "firma emblemática" cuya gestión fue un "saqueo", por lo que ahora ni produce, ni es rentable, su maquinaria está obsoleta e incumple la legislación laboral.

La venta de Acepar, con un pasivo de US$50 millones, estuvo rodeada de irregularidades y ahora se encuentra "al borde de la quiebra", según dijo el procurador general, Roberto Moreno, en la conferencia de prensa ofrecida en la residencia presidencial.

"Se dedica a vender chatarra y está muy lejos de ser la empresa modelo que tanto se pretendía", manifestó Moreno.

El procurador explicó que el Estado tomará las medidas legales oportunas para iniciar un arbitraje e intentar disolver el contrato de venta, por los incumplimientos de la empresa.

Añadió que sustituirán "inmediatamente a todos los actuales administradores" por representantes del gobierno.

El Estado ya intentó en 2009 una demanda de rescisión de contrato para recuperar Acepar, vendida por US$35 millones al Consorcio Siderúrgico Paraguayo (Cosipar) en noviembre de 1997, pero el proceso de arbitraje nunca se inició.

La empresa contaba con una participación de 33% de Cootrapar, una cooperativa de trabajadores de la firma.

"Recuperar este patrimonio es una obligación. Ha sido un saqueo constante de los bienes del Paraguay", dijo Cartes sobre la gestión de la compañía que nunca pagó el total del valor de compra.

La empresa dedicada a la producción de acero para la construcción cuenta con una sede en la ciudad de Villa Hayes, situada a unos 60 kilómetros al noroeste de Asunción.