Lima, Andina. El expresidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Luis Bambarén, consideró que no se deben ser mezquinas las críticas a programas sociales como Qali Warma y se mostró a favor de la continuidad de esta iniciativa para llegar a quienes lo necesitan.

"Se está yendo bien con los programas; Juntos, por ejemplo, lleva ya varios años. Lo que hay que cuidar es que ninguna persona con derecho a participar del programa quede fuera y que no haya infiltrados", enfatizó.

El religioso consideró importante también que las iniciativas sociales no se politicen "de ninguna manera".

Respecto al caso puntual de Qali Warma, advirtió que este enfrenta por dentro los intereses de grandes productores que quieren monopolizar el abastecimiento de los alimentos para los escolares.

En ese contexto, indicó, ante casos de intoxicación se exagera o magnifica la situación, pues muchas veces, al inicio, se habla de todo un colegio afectado cuando fueron menos alumnos.

Bambarén, encargado del comité de vigilancia ciudadana de los programas sociales, propuso que se formen comités pequeños en cada distrito, encabezado por el alcalde, directores de UGEL y padres de familia.

Con ello, dijo, se apoyaría a los directores de los planteles para un buen funcionamiento de los programas, una mejor atención y menos problemas.

Asimismo señaló la necesidad que desde el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social se den respuestas más inmediatas a las alertas de casos de problemas en los programas sociales.

Diálogo. Por otro lado, el obispo emérito de Chimbote formuló un llamado a la concertación a las fuerzas políticas a fin de participar del diálogo convocado por el jefe del Gabinete Ministerial, César Villanueva.

"La respuesta al llamado debe ser positiva. Antes el país tenía dos o tres partidos, ahora hay más y eso divide el ambiente político, pero hay que unirse y tener un proyecto conjunto en beneficio del Perú", manifestó.

Tras indicar que el diálogo resulta más que pertinente, saludó que la agenda del titular del Consejo de Ministros tenga como punto prioritario la seguridad ciudadana y lucha contra la delincuencia.

"Todo aquel que quiere al Perú y quiere su progreso y seguridad debe acudir al diálogo", añadió.

Para Bambarén, obispo emétido de Chimbote, la gestión de Villanueva Arévalo abre un "momento de esperanza" con miras a lo que el diálogo pueda generar, tanto en el entorno político como el social.

El Ejecutivo convocará una reunión con los líderes políticos para discutir sobre ideas para continuar con el crecimiento económico y la visión de futuro del país, según lo anunciado días atrás por el jefe del Gabinete.