Lima, Andina. Brasil podría multiplicar por cinco o seis su actual nivel de inversión en Perú en los próximos 20 años y alcanzar los US$34 mil millones, en el marco de la alianza estratégica suscrita entre ambos países, estimó la Cámara Binacional de Comercio e Integración Perú-Brasil (Capebras).

El presidente de Capebras, Miguel Vega Alvear, indicó que actualmente las inversiones brasileras en el Perú ascienden a US$6.000 millones, con la presencia de las 30 corporaciones más grandes de ese país.

"La perspectiva es que esta inversión se incremente de manera importante, gracias a la nueva agenda planeada entre ambos países para un escenario de 20 años en las áreas de energía, hidrovías, petroquímica, carreteras, textilería, turismo, etc.", dijo.

La presidenta brasilera Dilma Rousseff llegará este lunes al Perú con una delegación integrada por ministros de Estado y 60 empresarios interesados en invertir en el país, para impulsar la alianza estratégica con una nueva agenda de intercambio.

Vega Alvear refirió que existen políticas de Estado a un plazo de 20 años entre Perú y Brasil.

Asimismo, afirmó que las inversiones peruanas en Brasil suman más de US$1.000 millones, luego del importante "salto" que se ha registrado este año.

"En el 2013 ha habido un mayor desarrollo de los grupos económicos peruanos en Brasil y el grupo Brescia, por ejemplo, está en el Estado de Amazonas con una importante inversión minera", dijo en declaraciones a la agencia Andina.

Asimismo, sostuvo que el grupo Romero invierte en la industria de alimentos, mientras que el grupo Añaños ha inaugurado una planta de bedidas en Salvador, Bahía, además de la presencia de Mibanco e Interbank en el sector financiero brasilero.

"Estamos creciendo poco a poco, pero la idea es que una nueva agenda le de mucho más impulso a este intercambio, aprovechando el dinamismo que podría generar la Alianza del Pacífico y el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico, que son oportunidades para nuestras economías", sostuvo.

Finalmente, Vega Alvear añadió que la nueva agenda buscará darle dinamismo a las inversiones brasileras en el país, a través, por ejemplo, de la celeridad de los trámites administrativos inherentes.