Lima, EFE. El asesor presidencial en temas de Seguridad y Defensa Nacional, Adrián Villafuerte, renunció al cargo en medio de una polémica por los supuestos vínculos entre jefes policiales de Lima y un empresario condenado por sus vínculos con el ex asesor Vladimiro Montesinos, informaron hoy fuentes oficiales.

La Secretaria de Prensa presidencial confirmó que el presidente Ollanta Humala aceptó la renuncia de Villafuerte, un coronel retirado del Ejército que la oposición y algunos medios locales señalaban como el "poder oculto" en el Ministerio del Interior.

Una investigación periodística del canal Willax, publicada por el diario El Comercio el pasado miércoles, reveló que el empresario Óscar López Meneses, condenado a cuatro años de prisión suspendida (sin ingresar a la cárcel) por sus vínculos con Montesinos, tenía una fuerte protección policial en la puerta de su casa.

López Meneses ha sido considerado un hombre clave en las operaciones de espionaje y la red de corrupción que impulsó Montesinos durante el régimen de Alberto Fujimori (1990-2000), que lo llevaron a ser condenado a 25 años de prisión por diversos delitos.

Ambos medios también señalaron que el empresario había sido invitado el viernes pasado a una ceremonia oficial a la que también acudió el entonces ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, por lo que dejaron entrever que podría haber un nexo entre López Meneses y Villafuerte.

Tras conocerse la denuncia, Pedraza cesó de inmediato a tres generales, dos coroneles y un comandante de la Policía Nacional, entre ellos al jefe de la Región Policial Lima, general Luis Praeli; y al jefe de las Fuerzas Especiales de la Policía, general Sergio Monar.

Pedraza también anunció que había puesto su cargo a disposición del presidente Humala, quien el viernes anuncio que había aceptado su renuncia.

"Mi ciclo ha terminado. El presidente ya aceptó mi renuncia", declaró Pedraza a Radio Programas del Perú (RPP).

El caso ha alcanzado visos de escándalo porque también ha implicado al presidente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Cesar Cueto, quien fue mencionado por el exjefe de la Policía Nacional Raúl Salazar como el que pidió el año pasado la custodia para López Meneses.

Cueto salió al paso y negó haber hecho esa solicitud, tras lo cual tildó a Salazar de "mentiroso" y rechazó algunos pedidos que se hacían para que también sea removido del cargo.

El presidente Humala rechazó, por su parte, cualquier vinculación de su Gobierno con López Meneses y dijo que, si por el fuera, enviaría a prisión al empresario, al que le dedicó durísimos adjetivos.

"Deslindamos con esa basura, con ese delincuente, no podemos aceptar que se quiera vincular a un gobierno que esta haciendo un esfuerzo por ser transparente", declaró el jefe de Estado.

El gobernante afirmó estar "sumamente preocupado por esta situación porque mella las prácticas de la Policía Nacional" y coincidió con Pedraza en que se tienen que tomar las medidas más radicales para sancionar a los responsables.

La renuncia de Pedraza se produjo a pocos días de la presentación que hará el nuevo presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva, ante el Congreso el próximo lunes para explicar las medidas y políticas que abordará durante su gestión al frente del gabinete.

Pedraza aseguró que su salida del cargo permitirá que la presentación de Villanueva ante el Parlamento se enfoque en los temas de interés del país y no en la coyuntura.