El candidato del PRO y del Partido Liberal, Marco Enríquez –Ominami, llegó acompañado de su esposa Karen Doggenweiler y sus hijas a votar a la mesa 205 V, en el Liceo Carmela Carvajal, de Providencia.

Tras enfrentar una larga cola, llamó a los jóvenes a sufragar afirmando que “el voto es el arma más noble que tiene Chile para cambiar las cosas”..

“Llamo hoy día a los que no han votado que vayan a votar por quien quieran. Chile es más grande cuando es más justo, Chile es más grande cuando más votamos”, sostuvo.

Y añadió “que soy hijo de un hombre que no creyó en esa democracia y luchó, desde la revolución, para que Chile fuera más democrático, por otra vía. Lo admiro, lo quiero, pero hoy en el 2013 nos convoca usar la mejor arma de todas, la más linda de todos: el voto. Con un lápiz hoy podemos decidir el rumbo.

Segunda vuelta. El abanderado progresista sostuvo que “yo le pregunto a los chilenos, ¿cuando hay plata, qué se hace cuando hay plata?, ¿se ahorra, se guarda bajo el colchón, se gasta? Aprovechemos el momento del cobre, no hagamos lo que pasó con el salitre, ciudades fantasmas en el norte, aprovechemos el cobre para los niños de Chile, que tengamos la misma educación todos los chilenos”.

“Nosotros ya hicimos una parte del trabajo, exponer las ideas en un programa; y va a ser muy importante una 2° vuelta”, completó.