Una humilde costurera y un economista espiritual están entre los nueve candidatos presidenciales que este domingo compiten en las elecciones presidenciales de Chile, ambos con intervenciones en los debates que han dado colorido a la contienda de la cual saldá el próximo mandatario del país.

Se trata de Roxana Miranda, del Partido Igualdad, y de Alfredo Sfeir, del Partido Ecologista Verde.

Ninguno de ellos tienen posibilidad alguna de llegar a la presidencia, ya que registran menos de 1% en las encuestas que dan como ganadora a la ex presidenta Michelle Bachelet de la opositora Nueva Alianza.

Miranda critica la gran desigualdad que enfrentan los chilenos, mientras que Sfeir promueve el cuidado del medio ambiente y los recursos naturales del país.

Ambos candidatos han contribuido a generar conciencia sobre estos temas que son de interés y que han aparecido en otras campañas.

Además de Bachelet, los candidatos presidenciales Marco Enríquez-Ominami del Partido Progresista y Marcel Claude del Partido Humanista, enfocan también sus campañas en la desigualdad, sin embargo la humilde costurera muestra su propio ejemplo como madre soltera y sin recursos para criar a sus cuatro hijos.

En el más reciente Informe Latinobarómetro 2013 se hizo una fuerte critica al modelo económico neoliberal de Chile, al señalar que la prosperidad económica de los últimos 20 años "se ha producido para algunos, pero la mayoría se siente rezagada".

Según el Banco Mundial, el ingreso por persona en Chile es de US$21.500 anuales, por lo tanto una familia de cuatro personas necesita recibir en promedio US$86.000 dólares al año.

Sin embargo, en esta nación de 17 millones de habitantes dos de cada tres familias viven con menos de US$1.200 al mes y se encuentran altamente endeudados, según estudios de la Fundación Sol.

La fundación agregó que la mitad de los trabajadores ganan menos de US$500 mensuales, mientras que las 4.500 familias más ricas del país tienen un ingreso mensual de más de US$40.000.

También se destacó que en 2011 la pobreza en Chile afectó a 14,5% de la población.

"Por primera vez una pobladora, una 'nadie', una 'torreja' como digo yo, es candidata a la presidencia de Chile", subrayó Roxana Miranda en los debates televisivos y por radio de los nueve candidatos, en los cuales esta mujer mostró su rostro de amargura y tristeza ante la realidad que viven aún millones de chilenos.

La televisión la presentó en su modesta vivienda en un barrio del populoso municipio San Bernardo, donde confecciona cortinas y ropa para los vecinos.

Miranda saltó a la fama como dirigente del movimiento de deudores habitacionales Andha, víctimas de los altos intereses de la banca.

La candidata presidencial y costurera de oficio llegó a amenazar en 2008 a la entonces presidenta Michelle Bachelet, quien es ahora su contrincante en las elecciones de mañana domingo.

Miranda fue acusada por cometer un "acto terrorista", pero no fue juzgada.

Durante el gobierno del ex presidente Ricardo Lagos se condonaron las deudas de viviendas para unos 260.000 chilenos, gracias a las protestas públicas de Miranda.

Su candidatura se definió en el primer Congreso del Partido Igualdad, entre el 19 y 20 de enero pasado.

"Más que las característica personales del candidato, se definió que el escogido tenía que ser un dirigente social de un movimiento fuerte. Y eso fue lo que primó para que me eligieran", indicó la líder del Partido Igualdad.

"El Partido Igualdad no tiene ni doctrinas y nació del descontento de vecinos, de gente común y corriente que, asqueada con esta clase política, buscamos la formalidad y cumplimos al pie de la letra. Es un partido transversal, donde las decisiones se toman en asamblea", explicó la candidata.

Cuando se le pregunta por su filiación política, Miranda responde "Yo soy del mundo real, que no tiene que ver si es de izquierda, derecha, del centro (...) yo soy del mundo real que muchas veces no tiene que ver con ser de allá o de acá. Nosotros somos de la gente explotada, abusada por este sistema capitalista", afirmó.

En un debate televisivo Miranda dijo tener "una maestría en Economía", ya que con el bono de CH$40.000 (US$80) otorgado durante el gobierno de Bachelet (2006-2010) debe llegar a fin de mes, lo cual causó risas entre el público.

Miranda no obtendrá la presidencia del país, pero deja un mensaje del resentimiento que embarga a millones de chilenos porque la redistribución del ingreso nacional apenas les llega para vivir dignamente.

El caso de Alfredo Sfeir, el economista espiritual que quiere ser presidente, es diferente y tiene una filosofía particular.

Siempre recuerda el consejo que un sacerdote guatemalteco le dio al decirle "Taita, no se meta nunca en algo que no tenga espiritualidad".

Sfeir trabajó 29 años como economista del Banco Mundial, lo que le dio la oportunidad de viajar mucho por el mundo.

Apareció en los debates televisivos con su túnica color perla o verde musgo hasta por debajo de la rodilla, sobre el pantalón del mismo tono, y usa siempre su cabello blanco largo con una esmerada trenza.

No toma alcohol ni fuma, pero dice que es "muy compasivo" con la gente que lo hace porque sabe "lo difícil que es dejar el cigarrillo".

A este candidato se le ha calificado de "especialista en economía espiritual".

En la actualidad es presidente del Instituto Zambuling para la Transformación Humana, el cual otorga doctorados y uno se lo dio a una guatemalteca que no sabe leer, pero que provocó un cambio positivo entre las personas de su entorno por la defensa del medio ambiente.

"El instituto está fundamentalmente motivado por lo no material en la transformación humana, lo que hemos llamado lo espiritual, el estudio del ser, identidad, proceso de crecimiento, motivación, espacio interno y cómo introducir esto en lo público".

Los padres de este candidato, cristianos maronitas descendientes de libaneses, optaron por educarlo en colegios católicos.

Alfredo estudió Economía en la Universidad de Chile y logró una beca en Estados Unidos para seguir profundizando en la teoría económica, pero también tomó el camino de la espiritualidad.

El economista explicó que su candidatura se la ofreció el Partido Ecologista Verde, después de escucharlo hablar sobre espiritualidad, valores, identidad, sentido de pertenencia e integración.

Sin embargo está consciente de que tiene pocas posibilidades de ganar las elecciones, no obstante insiste en que puede pasar a la segunda vuelta electoral el próximo 15 de diciembre con su propuestas sobre sistema económico, calidad de vida, salud, enfermedades, mala alimentación y estrés social

El aspirante insistió en que "este es un momento crítico para la humanidad y ciertamente lo es para todos los chilenos".

Está en contra de los proyectos energérticos que usan petróleo y los hídricos que afectan el medio ambiente.

También rechaza los alimentos transgénicos y promueve la alimentación sana basada en vegetales.

En su programa de gobierno plantea que se ha adoptado un sistema de vida que acelera la conquista de un bienestar material, a "costa de una destrucción medioambiental".

"Se aumenta lo material creando la arquitectura de economías materialmente ricas pero espiritualmente pobres, debilitando lo humano y ecológico", agregó.

Las urnas de Chile dirán mañana domingo quién es el candidato preferido por la mayoría, pero no se olvidarán las posturas de la humilde costurera ni del economista espiritual, en favor de la igualdad social y el cuidado del medio ambiente.