Pasadas las 14 horas de este domingo, una veintena de secundarios, agrupados en la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), ocuparon las dependencias del comando de la Nueva Mayoría, en Avenida Italia, en rechazo al proceso eleccionario.

“Vamos a resistir lo que más podamos”, dijo Isabel Salgado, vocera de la agrupación, quien explicó que la toma del comando de Michelle Bachelte se enmarca en la campaña “Yo no voto por este sistema”.

"Lucha y organización". Los secundarios emitieron una declaración donde remarcan que "el movimiento estudiantil en su conjunto tiene la claridad de que más allá de los resultados de las elecciones que hoy (domingo) se desarrollan, el próximo año y los que vienen, serán de lucha y de organización. No tenemos ni la menor duda de que la actual institucionalidad no dará el ancho para solucionar los problemas que aquejan a nuestro pueblo".

Los estudiantes hicieron hincapié en "hoy la antigua Concertación se disfraza de Nueva Mayoría, ha tomado nuestras demandas llevándolas a un programa que sabemos no cumplirán, deformándolas y convirtiéndolas en propuestas para la clase empresarial y alejándolas de su origen: el movimiento social".

Plantearon que "las instituciones políticas en Chile son ilegítimas desde la raíz, su naturaleza es excluyente y sólo cumple el rol de asegurarle a los grupos económicos una estabilidad social a costa del trabajo y aspiraciones del conjunto del pueblo. Esto se refleja en los índices de abstención y en las distinta formas de manifestar el descontento con la clase política y su institucionalidad".

Toma "simbólica". Los secundarios sostuvieron en que esta "toma es simbólica, muestra nuestra posición de resistencia, de descontento y compromiso con el conjunto del movimiento social. No permitiremos que nuestras demandas sean traicionadas por quienes en el pasado nos reprimieron, persiguieron y desmantelaron nuestra organización".

Los secundarios llamaron "a fortalecer la organización popular, a desplegar la organización estudiantil antagónica a este sistema y modelo. El llamado es a no confiar en nadie más, que en el pueblo organizado."

Añadieron que la ACES desde su fundación  "mantiene intacto su espíritu, seremos nosotros y el pueblo en su totalidad los que llevemos las riendas de nuestro futuro, nos mantenemos firmes en nuestros principios y desde aquí anunciamos que lucharemos por profundizar y expandir la independencia de los movimientos sociales y sus demandas. Trabajaremos incansablemente por la articulación transversal de las luchas de hoy y las del mañana. Salga quien salga electo, seguiremos consecuentes y firmes con el movimiento social".