La idea de que las mujeres buscan tener un cuerpo simétrico y escultural para lucirlo siempre es cierta. Aunque lo vea sólo el espejo (y su marido), como ocurre en una decena de países árabes donde los hiyab o hijab –como se llama a la vestimenta que cubre de cabeza a pies a las féminas– esconden su figura. 

De otra manera no se entendería que comerciantes de países como Qatar, Egipto y Arabia Saudita estén interesados en vender fajas de uso diario de alta y mediana compresión. La encargada de proveer estas prendas es la colombiana Inversiones Fajitex S.A.S. “Inicialmente serán unas 6.000 unidades en un contrato de US$300.000 anuales”, informa Juan Vélez, gerente de Planeación Estratégica y Exportación de la empresa. 

El pedido, que incluye fajas posquirúrgicas, surgió por iniciativa de Momammeh Al-Mawali, uno de los principales distribuidores de confecciones colombianas en Medio Oriente. Éste, a través de Proexport, concretó el negocio en la pasada feria de Colombiamoda 2013, realizada en Medellín. 

“A pesar de las altas temperaturas que se sienten en la región, las fajas no tienen especificaciones y son las mismas que ofrecemos al mercado latinoamericano”, detalla Vélez, quien confía en que la venta de fajas en Medio Oriente se incrementará con el tiempo. “En países como los Emiratos Árabes que, si bien son musulmanes, están muy occidentalizados. El mercado básico ahí es 80% occidental y los productos colombianos son muy estimados”.

A los siete años de creada, Fajitex ya exporta el 2% de su producción a destinos como República Dominicana, Curazao, Panamá, Ecuador y Venezuela. “En cinco años esperamos aumentar esta cifra a un 40%, pero la idea es llegar al 50%”, se esperanza el gerente. Para lograr una silueta financiera ideal.