Con gritos de "Sí se puede" fue recibida la candidata de la Alianza, Evelyn Matthei, en el hotel Intercontinental, donde literalmente dio el puntapie inicial a la campaña para la segunda vuelta presidencial donde se enfrentará ante la abanderada de la Nueva Mayoría, Michelle Bachelet.

A las 21:05 horas, la ex ministra comenzó su discurso acompañada en el escenario por figuras del gabinete como el titular de Agricultura, Luis Mayol, el canciller Alfredo Moreno, de Obras Pública, Hernán de Solminihac, y de Deportes Gabriel Ruiz Tagle, y personeros de la UDI como Patricio Melero y el senador Hernán Larraín, y los RN Lily Pérez, Francisco Chahuán y Carlos Larraín, entre otros.

Pese a que el recunto parcial del Servel la deja 20 puntos bajo Bachelet, la abanderada oficialista fue enfática en que "pasar a segunda vuelta sin dudas es un triunfo", y se mostró segura de imponerse en el balotaje.

"Partimos tarde". "Partimos en condiciones muy adversas y muy tarde (...) Son esos miles de chilenos que no salen las calles a protestar, que se levantan de madrugada a trabajar, que quieren vivir en paz, que quieren educar a sus hijos para que puedan ganarse una vida digna, es esa gente de trabajo que valora lo que hemos construido en estos años", dijo.

En su discurso, criticó la "ideología" que a su juicio encarna la candidatura de la "izquierda" como denominó a la Nueva Mayoría.

Cuestionó al bloque liderado por Bachelet y a sus "jueces de izquierda", y fustigó propuestas programáticas de Bachelet como la reforma tributaria que -a su juicio- afectará a las pymes, la educación gratuita para todos, y la nueva Constitución.

Llamado amplio. Además, en un guiño a los votantes de las otras candidaturas, valoró las ideas en materias como regionalismo, medioambiente y equidad que desplegaron los otros abanderados, y dijo que "las puertas están abiertas para todo aquel que se quiera unir a un proyecto que encarna la seguridad, tranquilidad y bienestar".

"Las segundas vueltas son buenas para Chile porque llaman a la moderación y a centrar los discursos. Tenemos grandes diferencias con la izquierda, y esas van a salir en los próximos 30 días" de campaña, apostó Matthei.