Una legislación que facilitará a los bancos de México cobrar préstamos dudosos puede llegar a duplicar el crédito en 2015, impulsando la economía y contribuyendo a ampliar las ganancias de los bonos, según Grupo Financiero Banorte SAB.

Los préstamos a empresas e individuos podrían crecer hasta 40% del producto interno bruto en 12 años, según Gabriel Casillas, economista principal de Banorte, el tercer banco más grande del país por préstamos.

 El año pasado, el crédito alcanzó 17% del PIB en México, el nivel más bajo de América Latina y menos de la mitad del 42% de Brasil, según el Fondo Monetario Internacional. 

El proyecto de ley fue aprobado por el Congreso esta semana, lo que da al presidente Enrique Peña Nieto una victoria en tanto impulsa medidas para atraer inversión privada al sector petrolero.

La reforma financiera “es muy positiva, y no creo que el mercado la esté teniendo suficientemente en cuenta”, dijo en una entrevista telefónica desde Ciudad del Cabo VivienneTaberer, que colabora en la gestión de US$14,000M en deuda y monedas de mercados emergentes en InvestecAsset Management. 

Los bonos de México rindieron 1,6% en dólares este año, en comparación con una pérdida media de 2,1% para la deuda en moneda local de los países en desarrollo, según Bank of America Corp. 

Los rendimientos de la deuda en pesos a tasa fija con vencimiento en 2024 disminuyeron 0,31 puntos porcentuales en el último mes, hasta 6,15%. 

Podrían terminar en 6% al término del año debido al entusiasmo de los inversores por las reformas de Peña Nieto, dijo Taberer.


Impulso al crecimiento

Peña Nieto, que asumió la presidencia hace un año, ha negociado con los partidos de la oposición la sanción de leyes para aumentar la competencia en telecomunicaciones, promover la responsabilidad de los docentes por el desempeño y elevar los impuestos para reducir la dependencia nacional de los ingresos del petróleo.

Los cambios, que incluyen los del proyecto de ley de energía que Peña Nieto envió al Congreso, podrían impulsar el crecimiento económico hasta más del 5% en un plazo de dos o tres años, dijo el gobernador del banco central, Agustín Carstens, en una entrevista en agosto. 

El solo proyecto relativo a la banca puede llegar a elevar el crecimiento 0.5 puntos porcentuales en dos o tres años, estimó en mayo.

La economía creció este año en su nivel más bajo desde la recesión de 2009, con un crecimiento de 1.3% en el tercer trimestre respecto del mismo período el año anterior.

La iniciativa relativa a la banca “junto con un plan de reformas discutido en estos dos últimos meses contribuye a aumentar el crecimiento potencial de México”, dijo Ociel Hernández, estratego de Grupo Financiero BBVA Bancomer SA. Él recomienda comprar bonos a tasa fija en pesos con vencimiento en 2036.

El proyecto de ley de finanzas pasará ahora a Peña Nieto para su firma.

“Con esta reforma, aprovecharemos la fuerza del sector financiero para impulsar el crecimiento económico a través de un crédito responsable”, dijo el presidente en Twitter después de la votación.

Es posible que el avance del programa de Peña Nieto dé impulso a los bonos de México, suponiendo que la Reserva Federal no comience a reducir su estímulo en diciembre, dijo Delia Paredes, economista de Banorte.

“Los avances de las reformas estructurales hacen más atractivo a México”, dijo Paredes en una entrevista.