Las políticas activas que el gobierno nacional llevó adelante a lo largo de este año, con el objetivo de hacer más equitativa la distribución de la riqueza y generar más empleo, hizo que unos $144.000M (US$50M) fueran a parar en forma adicional y directa a los bolsillos de la gente.

Aparte de esto, se destinaron otros $55.000M (US$19.200M)  a financiar el aparato productivo y a estimular fuertemente la actividad de la construcción, una de las principales generadoras de mano de obra.

Esta masa de dinero hizo que el consumo retomara los niveles previos a 2012, año que resultó ciertamente crítico por la incertidumbre generada a partir de las recesiones económicas en los países de Europa y en Estados Unidos, que todavía hoy viven un incremento incesante de la gente que se encuentra sin trabajo y sin dinero para vivir.

Como contrapartida, Argentina alcanzó este año una de las marcas históricas más bajas en materia de desempleo, al ubicarse en el tercer trimestre en 6,8%, número que se espera que siga en descenso, dado que los últimos tres meses del año son tradicionalmente los que mayor fuentes de trabajo generan.

Los dos aumentos a los jubilados totalizaron un incremento anual de casi 32%, por encima del aumento promedio de las paritarias y del salario mínimo, y significaron una inyección de $36.000M (US$12.5M) más al consumo.

Las paritarias cerraron este año con una media de 24% de incremento para los sueldos básicos de convenio, representando una masa adicional de $84.000M (US$29,3M) para los bolsillos de los trabajadores.

Del mismo modo, las subas para la Asignación Universal por Hijo (AUH) y Embarazo, y en las asignaciones familiares, además de los topes salariales para acceder a la misma, hicieron que el Estado pusiera este año $16.803M (US$5,8M) más en las manos de millones de familias argentinas.

Con el anuncio de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de aumentar el mínimo no imponible en el Impuesto a las Ganancias, de $8.400 (US$2,9M) a $15.000 (US$5,2), otros $4.500M (US$1,5M) terminaron reforzando los ingresos de los asalariados.

Esta decisión se suma a los ya $2.000M (US$698M) que significó la eliminación de Ganancias de último medio aguinaldo.

Y también están los $600M (US$209M) del primer tramo del aumento de salario mínimo, vital y móvil, que lo llevó a $2.875 a 3.300 (US$0,9 a 1.1)  a partir de agosto y hasta diciembre.

A todo este conjunto de dinero que suma $143.903M (US$50,2M) se debe agregar los $30.000M (US$10,4M) que los bancos debieron poner a disposición del sector productivo, en créditos a una tasa de 15,25%, la más baja del mercado.

Y también los $13.000M (US$5,1M) destinados por el Banco Hipotecario, de participación estatal mayoritaria, a las más de 52.000 obras de construcción, refacción, ampliación y terminación del Programa de Crédito Argentino (Procrear), que ya se pusieron en marcha y generaron 150 mil puestos de trabajo en la industria de la construcción.

En el plano de la obra pública, el Programa “Más Cerca, Más Municipio”, benefició con $11.180M (US$4,1M) a miles de comunas de todo el país, que recibieron en manos de su intendente dinero fresco de la Nación para la realización de trabajos de infraestructura.

Estos incluyeron soluciones habitacionales, construcción de hospitales, escuelas, rutas, mejoramiento de calles, alumbrado y plazas, entre otras.