México, Xinhua.  El primer año del presidente mexicano Enrique Peña Nieto no será negativo en cuanto a inversión extranjera directa (IED), ya que al cierre de 2013 se tiene previsto alcanzar US$34.000M, afirmó hoy el analista del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), Raúl Feliz.

Feliz precisó sin embargo que la cifra por IED creció debido a que se concretó en junio pasado la compra de la Cervecería Modelo por parte del grupo belga AB InBev, de lo contrario este año la IED se hubiera colocado en US$19.000 o US$20.000M, similar a los de años anteriores.

El académico del CIDE dijo en entrevista a Xinhua que las reformas que impulsa el jefe del Ejecutivo deberán ser capaces de atraer mayores flujos de IED en el futuro inmediato.

Al tocar el tema económico en el primer año de administración de Peña Nieto, Feliz señaló que éste inició en medio de una desaceleración del crecimiento económico muy marcada contra una expectativa de crecimiento inicial de 3,5 al 4% que finalmente terminó en 1,3%.

"El gobierno se equivocó de diagnóstico, fue muy optimista, leyó mal los datos de la economía y tampoco actuó con la oportunidad debida cuando los signos de desaceleración eran evidentes", explicó el profesor e investigador del CIDE.

"El error fue básicamente de lectura de la situación externa. Ya estaban los números desde mediados del 2012, sin embargo, el gobierno decidió ignorar estas predicciones y pensar que la economía mexicana tenía la fuerza suficiente para sostenerse contra un entorno externo", agregó.

Debido a esto, el gobierno diseñó una política fiscal que rersultó ser demasiado apretada.

"Fue, por decir lo menos, imprudente el manejo de la economía en la parte macro. La coyuntura de corto plazo es uno de los déficits de su administración", reiteró.

El investigador prevé que para 2014 la economía mexicana se acelerará y comenzará a crecer ente 3,5 y 4%, debido a que hay una política fiscal expansiva y una política monetaria externa.

En relación al tema del desempleo, Feliz precisó que no es un problema exclusivo de esta administración ni nuevo.

"Es un problema que México viene arrastrando estructuralmente y tiene muchas consecuencias más allá de las consecuencias humanas específicas de no tener trabajo. El país pierde el potencial de sus jóvenes, que es el recurso más importante de que dispone", subrayó.

El experto resaltó que el país no aprovecha la ventaja que representa tener una población joven y una fuerza de trabajo creciente que debería sostener un producto interno bruto (PIB) con una alta tasa de crecimiento.

"No sólo perdemos capacidad productiva, sino capacidad de generar bienestar y de abatir pobreza", añadió.

Como economista mencionó que entre los logros del gobierno de Peña Nieto salta a la vista la agenda ambiciosa de reformas y un pacto entre las tres principales fuerzas políticas del país, los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), pese a la sálida de éste último el pasado viernes.

El pacto sirvió sin embargo como marco de referencia para impulsar una serie de reformas, destacó.

En adición, dijo, el gobierno hizo alianzas para impulsar la reforma fiscal que les pareció correcta.

"En ese sentido hay un aspecto positivo porque habíamos tenido un Congreso que no hizo nada durante 15 años, un Congreso que no se movía, así que esa parálisis se terminó y el presidente Peña Nieto logró sacar adelante reformas importantes", resaltó.

El académico se refirió a las reformas educativa, de competencia, de telecomunicaciones y la energética, ésta última aún pendiente y que se definirá seguramente la semana próxima.

Sobre la reforma fiscal y de seguridad social, Raúl Feliz señaló que la administración de Peña Nieto también las sacó adelante y la colocó entre sus logros, aunque es más discutible si resultan positivas.

"Esos puntos son un aspecto positivo, pues son reformas que el país necesitaba desde hace décadas y que estaban estancadas por falta de oficio político", agregó.