Sala de Inversión. Los contratos a futuro del petróleo estadounidense operan con ganancia, impulsados por  el dato manufacturero de China.

El West Texas Intermediate (WTI) se paga a US$93,40 con una ganancia de 68 centavos, mientras que el crudo de referencia Brent cae 25 centavos a US$109,44 por barril.

El próximo viernes 6 de diciembre, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) sostendrá su segunda reunión en el año, en donde se discutirán los retos a los que se tendrá que enfrentar la organización debido al gran aumento en la producción de petróleo en Estados Unidos, especialmente por el crudo de esquisto.

A pesar de que no se contempla un recorte en la cuota de producción por parte del grupo que está establecido en Viena, los retos que se enfrenta en el corto plazo podrían obligar a la OPEP a actuar en las siguientes reuniones.

Además, los recientes informes apuntan a que el grupo petrolero perdería participación en los siguientes años, como resultado de la revolución energética que se vive en Norteamérica, aunque en su reporte anual, la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) señaló que será en la década del 2020 cuando la OPEP recupere participación de mercado.

Los analistas de Commerzbank comentaron que es probable que se mantenga el objetivo de producción de 30 millones.

“En vista de un fuerte aumento en la producción estadounidense, existe un riesgo renovado de un exceso de oferta para el 2014”, destacaron los analistas.

Asimismo, apuntaron que sólo la OPEP respondería reduciendo su meta sólo si el precio de crudo cae notablemente por debajo de los US$100.

En caso de que se pueda llevar a cabo un recorte en la cuota de la OPEP, el crudo podría resentir esta situación en el corto plazo, aunque los altos niveles de inventarios y la alta producción de Estados Unidos podrían equilibrar esta situación.

Por otro lado, el energético recibe apoyo por parte de los datos que se dieron a conocer en China, el segundo mayor consumidor de petróleo a nivel mundial, debido a que el Índice de Gestores de Compras (PMI, por sus siglas en inglés) tuvo una lectura de 51,4 puntos. Mientras que el registrado por parte de la institución HSBC, llegó a 50,8 unidades, siendo la lectura más alta en ocho meses, aunque se ubicó por debajo del dato de octubre cuando se ubicó en 50,9 enteros.

No obstante, estos datos apuntan a una recuperación en la industria manufacturera china, lo cual apoyaría una mayor demanda de petróleo, en el país que podría superar a los Estados Unidos como el mayor demandante de crudo a nivel mundial.