El precio internacional de la soja perdería US$10 en 2014 y se ubicaría en un promedio de 525 dólares por tonelada el año próximo, contra los 535 dólares que el Banco Mundial había pronosticado para este año.

Según un informe del organismo, el precio de la oleaginosa habría entrado en un ciclo bajista que haría retroceder su cotización en el mercado internacional durante los próximos años.

Para 2020, el Banco Mundial prevé que la tonelada de soja se comercializará a un promedio de US$515, lo que supone una caída del 3,8% con respecto a su valor actual.

La tendencia está en sintonía con las estimaciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), que a comienzos del mes pasado advirtió una baja tanto en el precio del poroto como en el aceite y otros derivados.

De acuerdo al informe de oferta y demanda de noviembre publicado por ese organismo, los contratos futuros de soja proyectados para la temporada 2013-2014 se ubicarían entre US$11,15 y US$13,15 por bushel (0,27 toneladas), lo que implica una baja de 0,35 centavos de dólares con respecto a la campaña pasada.

Entre las razones de la caída, el USDA identificó los valores récord de la producción de aceite de soja y una mejora en la cosecha mundial de la oleaginosa, lo que permitiría una mayor oferta para abastecer el mercado mundial y una consecuente caída de los precios.