Buenos Aires. Argentina anunció este lunes un alza del porcentaje de componentes renovables que deben estar presentes en la mezcla obligatoria del gasóleo tradicional, que pasará del 8% actual al 10%, medida que busca contrarrestar el descenso en las exportaciones de biodiésel y reducir la importación de combustibles.

La medida anunciada por los ministros de Economía, Axel Kicillof, y de Planificación Federal, Julio de Vido, busca contrarrestar las trabas arancelarias de la Unión Europea al biodiésel, según explicaron los funcionarios en rueda de prensa.

Argentina aprobó en 2006 una ley que obliga, desde el 2010, a mezclar los combustibles tradicionales con componentes renovables.

El incremento anunciado este lunes será aplicado a partir del próximo 1 de enero y será de forma escalonada: un punto porcentual en enero y un punto en febrero próximo.

Kicillof dijo que la medida permitirá a Argentina un ahorro de divisas para el próximo año de unos US$50 millones, por menores importaciones de combustibles.

Por su parte, De Vido explicó que Argentina posee una capacidad de producción de biodiesel de cuatro millones de toneladas, de las cuales unas 850.000 iban al mercado doméstico y el resto se exportaba, hasta la puesta en marcha de las restricciones en Europa.

En este sentido, De Vido criticó las "barreras paraancelarias" de Europa, que afectaron unas 450.000 toneladas de exportación de este combustible.

En 2011, las exportaciones de biodiésel destinadas a la Unión Europea fueron de cerca de 1,6 millones de toneladas, mientras que en 2012 se registraron 1,5 millones de toneladas y, este año, descendió hasta 1,1 millones.

El mes pasado, la Unión Europea oficializó un aumento de los aranceles a las importaciones de biodiésel producido en Argentina e Indonesia, lo que afectó una de las fuentes de ingresos del país suramericano que sufre actualmente una falta de divisas extranjeras.