Santiago. El canciller chileno Alfredo Moreno descartó este lunes que las tropas chilenas destacadas en Haití se involucren en la política interna del país caribeño, en respuesta a una petición del presidente de la Asamblea Nacional (Congreso) de ese país, Simón Dieuseul Desras.

"Las tropas nunca han intervenido y nunca van a intervenir en los temas internos", dijo Moreno a periodistas.

"Chile es parte de una misión de la ONU (Organización de las Naciones Unidas). Su función y objetivo es colaborar en la paz en Haití. Su labor no es política, no es de una facción o de otra. No está en la discusión política y están (las tropas) bajo las órdenes de la ONU", agregó.

El líder del Congreso haitiano escribió una nota a su par chileno, Jorge Pizarro, solicitando la intervención de las tropas chilenas a favor de la oposición al actual presidente Michael Martelly, ante lo que define como una crisis política en su país.

"Esperamos que las diferencias políticas que hay en Haití se vayan solucionando y, de la misma manera, que la institucionalidad vaya mejorando y que se aprueben las leyes que les permitan funcionar de la mejor forma", dijo Moreno.

Consultado respecto a la permanencia de las tropas, Moreno dijo que "todos quisiéramos que en Haití no fueran necesarias las tropas de la ONU, pero en la medida en que lo son, siempre ha habido una buena disposición de Chile de estar ahí".

"Quisiéramos ver más avances, ha sido lento. Más adelante hay un plan de término de la misión y de irla reduciendo con el tiempo hacia adelante, (esperamos) que lo vayamos logrando, y que los haitianos lo vayan logrando", afirmó.

El canciller reiteró el mandato internacional al afirmar que "hoy día la comunidad internacional, a través de la ONU, considera que las tropas son necesarias, y por eso Chile y otros países mantienen tropas ahí".

Un componente castrense formado por soldados y oficiales de Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Ecuador, Francia, Guatemala, Japón, Jordania, Nepal, Paraguay, Perú, Filipinas, Surcorea, Sri Lanka, Estados Unidos y Uruguay participa en Haití en tareas humanitarias, de reconstrucción por el terremoto de 2010 y de orden público.