Tegucigalpa, Honduras. El nuevo gobierno de Honduras enfrentará en su primer año de gestión una crítica situación fiscal. El 27 de enero de 2014, el nacionalista Juan Orlando Hernández recibirá la Presidencia de la República de manos de su correligionario Porfirio Lobo Sosa, él le heredará un excesivo gasto con poca disponibilidad de recursos.

Por cada lempira de gasto programado para el siguiente ejercicio fiscal, la administración central apenas cuenta con 71 centavos de lempira procedente de los ingresos tributarios. Lo anterior significa que de los 86.990,5 millones de lempiras (US$4.159,6 millones) en gastos totales, las recaudaciones de impuestos contribuirán con 62.048,5 millones (US$2.966,9 millones, equivalentes a 71,3%).

Así está contemplado en el documento “Lineamientos de política presupuestaria 2014”, el cual fue preparado por la Secretaría de Finanzas (Sefin) y al cual tuvo acceso exclusivo El Heraldo.

Además, los ingresos no tributarios, alivio de deuda y donaciones sumarían 5.508,5 millones de lempiras, lo que permitirá al gobierno una cobertura de sus gastos del 77,7%.

Sin embargo, las cifras de la Secretaría de Finanzas indican que hay un desfase de 19.433,5 millones de lempiras que la administración de Juan Orlando Hernández estará obligado a cubrir con deuda interna y externa.

Para Hugo Noé Pino, ex secretario de Finanzas, la escasez de recursos es el reto de corto plazo del nuevo gobierno.

La presente administración presentó serios problemas de insolvencia financiera en el período 2012-2103, lo que fue cubierto con una inédita colocación de un bono soberano por US$500 millones en el mercado internacional, equivalente a 10.000 millones de lempiras.

A los 86.990,5 millones de lempiras en gastos totales presupuestados para 2014, las nuevas autoridades recibirán de la administración Lobo Sosa una deuda flotante cercana a 10.000 millones de lempiras (US$478,1 millones), compromisos que deberá cumplir el próximo año con proveedores de medicamentos, constructoras, transferencias a instituciones públicas y alcaldías, entre otros acreedores.

Recursos. El Heraldo conversó con técnicos de la Secretaría de Finanzas sobre las fuentes de financiamiento para cubrir el gasto programado para 2014. Los consultados, quienes pidieron omitir sus nombres, explicaron que la principal fuente de recursos para cubrir el gasto público continúa siendo la recaudación de impuestos, tasas, contribuciones, regalías y donaciones.

Otra fuente son los ingresos procedentes de las empresas estatales, sin embargo, la ENEE, Hondutel y la Portuaria han reducido las transferencias por la crisis financiera que las golpea.

“Cuando se suman estos ingresos y no alcanzan para cubrir el gasto público que se presupuesta, el gobierno está obligado a solicitar préstamos internos o externos”, explicó uno de los entrevistados de Sefin.

Uno de los entrevistados dijo que las proyecciones de ingresos tributarios para 2014 no son halagadoras -62.048,5 millones de lempiras-, porque las estimaciones de crecimiento económico son bajas, con 3% del PIB.

Agrega que las cifras en poder de Sefin consideran un aumento en las recaudaciones de impuestos de 6.175 millones de lempiras en el período 2013-2014, que en valores porcentuales significa 11,1%, lo que es una meta alta en relación al crecimiento económico esperado. Se buscó la opinión de la Secretaría de Finanzas, Wilfredo Cerrato Rodríguez, pero la respuesta fue que se encontraba fuera del país.

Más endeudamiento. La segunda fuente para cubrir el gasto total es el endeudamiento público, de acuerdo con los escenarios contemplados en los “Lineamientos de política presupuestaria 2014”.

“Obtener recursos de origen externo e interno para hacerle frente a las necesidades de recursos al menor costo posible será una de las fuentes primarias de endeudamiento del nuevo gobierno para 2014”, dijo una de las fuentes consultadas.

Cifras oficiales brindadas a este medio de comunicación indican que la contratación de deuda pública rozará US$970 millones, o sea alrededor de 20.100 millones de lempiras.

En financiamiento externo se estima obtener US$363 millones, principalmente del BID, Banco Mundial y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE). En deuda interna se tiene programado contratar US$607 millones, o sea 12.565 millones de lempiras.

El “Plan estratégico de la Secretaría de Finanzas 2013-2014” revela que “la meta es lograr una deuda pública sostenida para 2014, en un intervalo entre 45% y 49% del PIB”.

Agrega que “la sostenibilidad de la deuda en el corto, mediano y largo plazo es un factor fundamental para mantener estabilidad entre la política fiscal, monetaria, crediticia y cambiaria”.

No obstante, el Colegio de Economistas de Honduras (CHE) y el Foro Social de la Deuda Externa de Honduras (Fosdeh) han advertido del riesgo que significa para las finanzas públicas la contratación de más financiamiento interno y externo por la escasez de recursos para el pago de capital e intereses.

La Sefin responde que Honduras está dentro de los parámetros de sostenibilidad de la deuda establecidos para países medio bajo el Marco de la Evaluación Institucional y Políticas de País (CPIA, por sus siglas en inglés) del Banco Mundial.