Tras diversas conversaciones, la semana pasada el gobierno de Cristina Fernández y Repsol llegaron a un preacuerdo, ratificado por el consejo de administración de la petrolera española, producto de la expropiación del 51% de YPF a Repsol. Sin embargo, los accionistas minoritarios de la petrolera española no acatan el pacto con Argentina y continuarán con sus demandas.

"Vamos a mantener el pleito. Nosotros no estamos sujetos ni a los acuerdos que alcance el gobierno de España ni al consejo de Repsol", dijo el director general de la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec), Henning Wegener.

De acuerdo a lo informado por Deutsche Welle, en base al diario español "El Mundo", Wegener también declaró que "no pararemos mientras no haya una indemnización justa", dado que consideran que los accionistas minoritarios han  sido "los grandes perjudicados" de la expropiación.

El preacuerdo que contempla una compensación de US$5.000 millones (unos 3.700 millones de euros), la mitad de lo que la compañía había exigido en un comienzo.