Londres. El gobierno del Reino Unido anunció este miércoles que recortará las subvenciones a la energía solar y a los parques eólicos terrestres para impulsar en cambio las granjas eólicas en altamar.

El ministro de Energía y cambio climático, Ed Davey, precisó que la inversión total en energía renovable aumentará en 40.000 millones de libras (46.000 millones de euros) para 2020, cuando se espera que los nuevos proyectos cubran al menos 30% de las necesidades de energía limpia del país.

El cambio de énfasis hacia la energía eólica producida en el mar refleja el hecho de que los costes de dicha producción en tierra y de la energía solar han disminuido, dijo el gobierno de coalición entre conservadores y liberaldemócratas.

"Se trata de asegurarnos de que las granjas eólicas terrestres y la energía solar siguen desempeñando un papel importante en nuestro paquete de renovables en los próximos años, pero que no paguemos más de lo necesario por ello", explicó el jefe del Tesoro, Danny Alexander.

Según el liberaldemócrata, "hay que garantizar que la energía eólica marítima, que tiene un potencial tan grande para contribuir a la economía y a satisfacer las necesidades futuras de energía, tiene el compromiso y el apoyo que necesita".

Un portavoz de la organización ecologista "Friends of the Earth", Simon Bullock, declaró que el recorte para las granjas terrestres y la energía solar refleja "el éxito" de estas tecnologías y el hecho de que producir energía limpia "se está abaratando".

"La producción de energía en granjas eólicas de tierra ya es menos cara que la energía nuclear y la solar será más barata para cuando se construyan los nuevos reactores", afirmó el activista, que animó al Parlamento a cuestionar los subsidios del gobierno a la "energía sucia" como el petróleo, el gas y el carbón.

En la misma línea se pronunció el director político de Greenpeace, Doug Parr, quien dijo que los recortes "demuestran cómo de rápido está cayendo el coste de las tecnologías de producción de energía limpia".

Alexander negó que los recortes a las ayudas para la energía eólica terrestre se hubieran aplicado para acallar a los votantes conservadores que se quejan de que las turbinas eléctricas afean las vistas desde sus residencias en la campiña inglesa.

Además de cambios en los subsidios, el ministro Ed Davey anunció que, de aquí a 2020, se doblará la capacidad actual de las renovables, de 20 gigavatios.

Davey reveló que los planes del gobierno están atrayendo a numerosos inversores internacionales que desean participar en la construcción de proyectos en el Reino Unido, tanto de renovables como de energía nuclear, un sector donde China y Japón ya han confirmado su interés.

Además de anunciar las reformas en el sector de renovables, el Ejecutivo de David Cameron presentó este miércoles un plan para crear nuevas infraestructuras público-privadas en las próximas dos décadas, que incluye la privatización de activos valorados en 20.000 millones de libras (23.000 millones de euros) para 2020, entre ellos su 40 % en el tren Eurostar.

Estos anuncios se producen la víspera de que el ministro de Economía, el conservador George Osborne, haga mañana su declaración de otoño ante el Parlamento, en la que precisará sus prioridades presupuestarias y dará datos de crecimiento.