En la versión 2012 de este ránking destacamos la señal de alerta que apuntaba a una desaceleración de las economías de la región. Las principales empresas de América Latina estaban creciendo a un ritmo inferior al de la primera mitad de la década pasada, y la recuperación post recesiva se estaba acabando. Pero no ha sido así. En este año observamos un aumento de ventas del 9,4%, casi el doble del magro 5,3% del año pasado, aunque aún lejos del 23,7% del último año dorado: 2007.

Las cifras de este año se explican fundamentalmente por la desaceleración de los sectores minero y siderúrgico, estrechamente ligada a la coyuntura internacional, que vieron caer sus ventas en 6% y 0,5%, respectivamente.

Al anunciado término de la política monetaria expansiva de la Reserva Federal estadounidense se ha sumado la desaceleración china, uno de los principales mercados de destino para este tipo de materias primas.

Otros sectores relevantes como el petróleo y el gas se mantuvieron relativamente estables, en 11%, mientras que el comercio volvió a sonreír después de una temporada floja en varios países...

*Para seguir leyendo este artículo y ver todo el desarrollo de esta investigación exclusiva de AméricaEconomía Intelligence, haga click aquí.