Lima, Andina. Conforme se vean los resultados de la reforma educativa y de los programas sociales, a mediano plazo, mejorará la calificación del Perú en la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA, por su siglas en inglés), opino este miércoles el titular de la Comisión de Educación, Daniel Mora.

Sostuvo que si bien es "penoso" que el Perú aparezca en el último lugar de los 65 países que participaron en esa prueba, se tiene que seguir trabajando para tener avances en este sector.

"La reforma magisterial se ha dado precisamente para cambiar esa realidad pero es una apuesta a mediano y largo plazo, tenemos que cambiar estos resultados pero también debemos seguir trabajando", precisó el parlamentario.

Indicó que las deficiencias de compresión lectora en los escolares que evidencian la prueba Pisa, tienen un impacto en la calidad de estudiantes que llegan a la educación superior y en el futuro de la educación.

"No se puede esperar que un niño que no tiene comprensión lectora pueda adquirir estas habilidades en menos de un año, necesitamos una política de largo plazo para tener resultados importantes", refirió.

A su turno, el congresista Sergio Tejada, vocero alterno de la bancada nacionalista Gana Perú, coincidió en que los cambios en la educación no se pueden ver en poco tiempo, lo que no significa, en su opinión, que las acciones tomadas sean equivocadas.

Preciso que el gobierno, además de su compromiso con seguir implementando la reforma magisterial, apuesta también por la primera infancia con programas como Cuna Más y las mejoras en la educación inicial; y por los programas Beca 18 y Beca Presidente de la República.

"Los resultados no se logran de la noche a la mañana, tenemos limitaciones que se arrastran por años, para eso está la reforma educativa que es meritocrática, plantea la evaluación a los docentes y directores para quedarnos con los mejores maestros", aseveró.

La evaluación Pisa 2012, analizó el rendimiento de los alumnos de 15 años en asignaturas como matemáticas, leguaje y ciencia, en 65 países que representan el 80% de la población mundial.