Con la definición de 13 procesos, que harán parte del Plan de Expansión de Energía Eléctrica del ministerio de Minas, arrancó el fortalecimiento de las redes de transmisión en puntos críticos del sistema.

Así lo señaló el viceministro de Minas y Energía, Orlando Cabrales, al explicar que con la expedición de la resolución 90772 de septiembre de 2013, se dio el espaldarazo a un paquete de inversiones por US$2.000 millones que se ejecutará en el país hasta el 2026.

Cabrales explicó que desde hace 13 años no se ponía en marcha un plan de choque para superar los problemas de restricción en la transmisión de energía, que en el último año le costó al país cerca de US$200 millones.

Será la Unidad de Planeación Minera Energética (UPME) la que dé el visto bueno para el desarrollo de las iniciativas.

Estos proyectos se financiarán con recursos que se obtienen de un cargo que se cobra a los usurios en la factura de la luz y que permitirá fortalecer el procesos de transmisión sin restricciones.

De acuerdo con Cabrales, entre los proyectos más grandes se encuentran la construcción de la línea de transmisión de alto voltaje entre Chinú y Montería.

También está la conexión de la hidroeléctrica de Hidroituango con Medellín, a través de una línea de transmisión de 500 kilovoltios, para lo cual se hará una subestación en Medellín, desde donde se bajará el voltaje a 230 kilovoltios.

Estas dos líneas tendrán una longitud superior a los 100 kilómetros cada una.

Otra iniciativa es la construcción de una subestación en La Loma (Cesar), donde está la mina de carbón, y la línea de transmisión que va desde Ocaña (Norte de Santander) hasta Copey (Cesar) y La Loma. También se contempla la construcción de la línea Betania (Huila) y Mirolindo (Tolima).

Para reforzar el área Caribe se planea una línea desde Cerromatoso a Chinú en el departamento de Córdoba, y otras obras menores que tienen que ver con ampliaciones de las redes y subestaciones de energía.