El viceministro de Comercio Exterior de Venezuela, Silliam Cañas, denunció "prácticas inéditas y no transparentes" en la conferencia ministerial que la Organización Mundial del Comercio (OMC) celebra en la isla indonesia de Bali.

Hemos venido a Bali entendiendo que no veníamos a negociar, sino más bien a evaluar un conjunto de temas que forman parte de la Agenda de Doha para el Desarrollo. Sin embargo, nos preocupa que el enfoque haya cambiado y se pretenda empujar hacia una negociación contrarreloj con prácticas inéditas y no transparentes, dijo Cañas, según un comunicado de su intervención difundido por la OMC.

"Insistimos en que no deseamos sorpresas en Bali. ¿Cómo es posible un acuerdo cuando el paquete que tenemos es desbalanceado?", señaló el viceministro.

Venezuela criticó que se negocie la facilitación del comercio y se mantenga el embargo contra Cuba, y que se hable del fin de la OMC para imponer las reglas del juego de los países desarrollados.

"No deben plantearse nuevas agendas, la prioridad son los desafíos pendientes de la Ronda de Doha. No aceptaremos formalización de nuevos enfoques, ni modalidades de negociación como los plurilaterales", destacó el viceministro.

"Venezuela propone que se reanuden los trabajos en Ginebra con tiempo disponible para evaluar de manera horizontal la propuesta de paquete y su real vinculación con los intereses de la Agenda de Doha para el Desarrollo", concluyó Cañas.

La OMC clausurará mañana esta novena conferencia ministerial que se inauguró el martes en Nusa Dua, población de Bali, y que busca reactivar las negociaciones de la Ronda de Doha para la liberación del comercio mundial, estancadas desde 2008.