Santa Cruz. El sector empresarial de Santa Cruz propuso el jueves al presidente Evo Morales una inversión conjunta de US$45 mil millones hasta 2025, para convertir a Bolivia en el eje del movimiento económico del continente, en un foro denominado 'Infraestructura para la Producción', que se desarrolla en esa región.

En una magistral exposición de esa propuesta, el ejecutivo del Centro Boliviano de Estudios Económicos de la Cámara de Industria y Comercio, Sergio Daga, dijo que Bolivia debe convertirse en el "corazón de América Latina" en cuanto a infraestructura de transporte.

"Ese es el desafío que queremos para el año 2025, tener una articulación público-privada para hacer de Bolivia el corazón de América Latina en infraestructura de transporte, carretero, férreo, aéreo y fluvial con una inversión de US$45 mil millones", señaló.

Explicó que para esa millonaria inversión se pretende generar un movimiento de 59 millones de toneladas de carga en importación y exportación.

"Se precisa una articulación público- privada para convertirnos en la mejor oferta de transporte de la región", planteó el experto en ese foro y aseguró que "a medida que mejora la infraestructura, mejora la capacidad productiva, mejoran los ingresos y disminuye la desigualdad".

Dijo que con esa inversión conjunta se generaría 2,8 millones de empleos y un ingreso per cápita de más de US$8 mil.

El presidente Morales saludó la iniciativa surgida del sector empresarial cruceño y la calificó de "una mirada grande" en comparación con otros sectores privados del país.

"Es una agenda patriótica no sólo para Santa Cruz, sino para toda Bolivia, saludo esa iniciativa, ese es el programa de Evo para la siguiente gestión", manifestó el primer Mandatario en medio de encendidos aplausos.

Entre los objetivos planteados por el sector privado cruceño, también se recoge la necesidad de crear soberanía alimentaria, robustecer el sector de la construcción con mayor participación en los proyectos estatales, y principalmente cambiar la matriz de transporte para convertir a Bolivia en el eje del transporte del continente.