Pekín. China y Francia acordaron este viernes ampliar su cooperación nuclear más allá de sus respectivos países, y tratarán de entrar en otros mercados de manera conjunta.

"Hemos acordado explotar de manera conjunta terceros mercados de energía nuclear. China espera que nuestras dos naciones puedan conseguir así una mayor presencia", señaló el primer ministro chino, Li Keqiang, tras mantener una reunión de una hora con su homólogo francés, Jean-Marc Ayrault.

Ayrault llegó el jueves a China para una visita de cuatro días, con el objetivo de impulsar la relación económica -promoviendo la venta y la entrada de productos franceses-, así como el intercambio en materia nuclear y otras tecnologías.

En su segundo día de visita a la capital china, Li y Ayrault mantuvieron un encuentro en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín -el Parlamento chino- que, según el líder asiático, fue "franco y amistoso", y tras el que Ayrault se reunió con el presidente de la Asamblea Nacional Popular, Zhang Dejiang, y el jefe del Ejecutivo chino, Xi Jinping.

La cooperación nuclear es clave en la relación bilateral entre ambos países, y data de principios de 1990, cuando se construyó la primera planta nuclear en la provincia de Cantón (sur) con participación francesa.

Actualmente, Francia, a través de EDF y Areva, está inmersa en uno de los proyectos más importantes en el mundo, la construcción de una planta de tercera generación en Taishan de tipo EPR, de las más avanzadas, y que de momento, no opera en ninguna parte del mundo, a la espera de que se terminen la de China, y dos más, una en Finlandia y otra en Francia.

Tras reunirse con su homólogo chino, Ayrault también participó este viernes en un seminario en energía nuclear, en el que se congregaron decenas de representantes de este sector en China y de empresas.

Además de la cooperación energética, ambos líderes acordaron impulsar el intercambio en aviación, comercio, inversión, finanzas, alimentario, productos agrícolas, salud, manufactura automóvil y desarrollo sostenible.

Li Keqiang señaló ante periodistas tras la reunión que ambos países llevarán a cabo proyectos de desarrollo sostenible, como en la ciudad de Wuhan (centro), adonde viajará esta noche el primer ministro francés y mañana se reunirá con diversos líderes locales.

Ayrault manifestó que ambos países han conseguido "importantes resultados en cooperación alimentaria y agricultura".

"Los consumidores chinos pronto podrán probar la carne de cerdo francesa y otros productos. Estoy deseando ver también los resultados de la cooperación en materia sanitaria y farmacéutica", señaló.

Ambos líderes también fijaron un programa de actividades culturales para el próximo año en los 50 años de la relación sino-francesa.

El primer ministro chino también mostró su agradecimiento a Francia por flexibilizar el sistema de visados para turistas chino, mientras que Ayrault prometió facilitar aún más este proceso.

En la reunión con el presidente chino, Xi aseguró que los acuerdos alcanzados en su encuentro con su homólogo francés en marzo, François Hollande, se estaban cumpliendo "paso por paso", si bien urgió a Francia a tener "un papel constructivo" en la negociación del acuerdo de inversión entre la UE y China.

Frente a ello, Ayrault aseguró que su país tratará de impulsar la relación "sana" y "estable" entre el Viejo Continente y China.

El primer ministro chino, Li Keqiang, también se manifestó al respecto e instó a la UE a promover el libre comercio y "ser cauteloso" con las imposición de medidas restrictivas.

"China espera que la UE no empiece una investigación de productos de telecomunicaciones móviles", añadió.