Los presidentes de Bolivia, Evo Morales (izquierda), y de Paraguay, Horacio Cartes (derecha), restablecieron las relaciones plenas entre sus países con el compromiso de consolidar la confianza mutua y la cooperación bilateral en beneficio de sus pueblos.

Ambos jefes de Estado expresaron su decisión al cabo de una reunión a puerta cerrada en el Palacio Quemado de La Paz, sede del Ejecutivo boliviano.

Tras una visita relámpago a Bolivia del presidente paraguayo para entrevistarse con Morales, ambos comprometieron esfuerzos para profundizar su acercamiento en el marco de la confianza mutua y el respeto a la soberanía de los pueblos.

El anuncio puso fin a un distanciamiento de 18 meses tras la destitución del presidente progresista Fernando Lugo al cabo de un juicio político en el Congreso paraguayo.

Cartes describió la jornada como "uno de los días más felices. Públicamente ruego a Dios que nos dé toda la sabiduría para unir a nuestros pueblos y nuestras culturas para Bolivia y Paraguay".

Dijo que ambas naciones se necesitan, y comprometió sus esfuerzos para profundizar las relaciones bilaterales.

"Hemos comenzado a restablecer relaciones, (y dado el) puntapié inicial a hermosos días y muy productivos que vamos a tener para Bolivia y Paraguay", afirmó.

Cartes, quien llegó a primera hora de este viernes a La Paz acompañado por su canciller Eladio Loizaga y una comisión de ministros, invocó la unión definitiva de los pueblos de ambos países, enfrentados militarmente entre 1932 y 1935 en la llamada Guerra del Chaco.

"Todo mi mayor esfuerzo para que, las veces que necesiten algo de Paraguay, desde ya les digo que pueden contar con absolutamente todo", afirmó Cartes.

En julio de 2012, Morales suspendió las relaciones diplomáticas con Paraguay y retiró a su embajador tras la destitución de Lugo por el Congreso paraguayo.

Morales aseveró entonces que no se reconocería a los gobernantes que asumieran el poder con maniobras "de un Congreso golpista", y se unió a otros países de Latinoamérica para llamar a consulta a los jefes de sus misiones en Paraguay.

En abril de este año, tras las elecciones generales de Paraguay, el empresario Cartes (Partido Colorado, derecha) fue elegido presidente con el 45,95 por ciento de los votos.

Morales agradeció las expresiones de su colega paraguayo, y reflexionó sobre la necesidad de desarrollar la confianza mutua para avanzar en el acercamiento bilateral.

"Esta visita nos trae una confianza única para trabajar de manera conjunta. A partir de este momento hay confianza entre el presidente de Bolivia y el presidente de Paraguay", aseveró.

Destacó la necesidad de trabajar juntos para mejorar los controles fronterizos en la lucha contra el narcotráfico y el contrabando y refirió a la Guerra del Chaco.

Señaló que ésta fue "una guerra entre transnacionales" que utilizaron a Bolivia y a Paraguay y no entre pueblos.

Morales enfatizó en la "confianza mutua" para construir unidad y desarrollo de los pueblos.

"Cuando hay sinceridad hay confianza, y está visto, por encima de algunos temas pendientes, que a partir de este momento hay confianza entre el presidente de Bolivia y el presidente de Paraguay", ratificó.

Morales también comprometió esfuerzos para que ambos países labren una vía común de exportación por la hidrovía Paraná-Paraguay, que conduce al mar Atlántico.