Con el propósito de hacer viable a SMU al 2016, este viernes la compañía ligada a Álvaro Saieh comenzó la segunda parte de un programa que incluye cierre de locales, la reducción de personal y paralización de las inversiones.

Esta programa, que partió en julio con el plan de fortalecimiento financiero y la reducción de gastos, consta de tres pilares fundamentales: fortalecimiento financiero, reducción de costos y crecimiento de ventas, según detalló el gerente general, Marcelo Gálvez a Diario Financiero.

Al hacer el mapeo de la situación completa de la compañía, se determinó que "el 10% de los locales no son rentables y hay un 90% de los locales que sí lo son. Por lo tanto, había que atacar rápidamente este 10% y de ahí nace el cierre de aproximadamente 70 locales”, explicó Gálvez a dicho medio.

Por eso, este viernes se cerrarán, a lo largo del país, más del 50% de los establecimientos puestos en la lista roja, es decir, 26 locaciones: 21 Unimarc, 4 OK Market y un Mayorista 10, proceso que debería concluir el primer trimestre de 2014.

Estas medidas derivarán en el despido de 7.000 personas, de unos 41 mil en total, dado que en total la plana bajará 20%, informó Emol.com, de acuerdo a los datos de El Mercurio. Desde junio se ha despedido a 3.500 personas.

Sin embargo, el gerente general afirmó a Diario Financiero que lta compañía tiene resultado operacional positivo, por lo que existen recursos para operar, pagar a los proveedores y cancelar los sueldos. 

"SMU lo que necesita son US$500 millones. De esos, 
US$300 millones los aportó Álvaro Saieh, y los otros US$200 millones vienen por la venta de activos no estratégicos. De esos US$500 millones, la gran mayoría se va a ir a reducción de deuda. La firma no necesita la deuda para operar, sino para aliviar su carga financiera", aclaró.