Los ataques a la infraestructura de hidrocarburos, las protestas de algunos sindicatos en las grandes compañías y la falta de importantes hallazgos tenían pensativo al gobierno colombiano. Tanto que para este final de 2013 la tan cacareada meta del millón de barriles diarios se estaba desvaneciendo, evaporando como la gasolina e, incluso, ya había hecho que opinadores de un lado y, de otro, advirtieran que el boom minero energético en Colombia ya se había acabado.

Pero el escenario cambió el jueves, después de que Ecopetrol declarara ante la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) la comercialidad del bloque Caño Sur Este, en el que la estatal petrolera tiene un 100% de participación. Un bloque ubicado en Puerto Gaitán, Meta, con reservas probadas que ascienden a 22,4 millones de barriles de petróleo (incluidos los 1,5 millones de regalías) y donde se observó un crudo original estimado en 492 millones de barriles.

Lo que viene ahora es “la fase de explotación comercial del bloque, el cual comprende una superficie de 54.211 hectáreas. La extensión de Caño Sur Este corresponde al 9% del total del Bloque Caño Sur (611.000 hectáreas), el cual continúa siendo explorado por Ecopetrol”, informó la compañía en un comunicado de prensa. 

Y detalla que la comercialidad “significa que tras seis años de exploración, se logró comprobar que existen reservas en cantidades suficientes para iniciar una etapa de desarrollo en condiciones rentables. En la práctica, es el nacimiento de una nueva zona de producción de petróleo, que podría ampliarse con la información adicional que suministren los trabajos exploratorios que continúan adelantándose en la zona oeste de ese mismo bloque”.

Ecopetrol invertirá unos US$656 millones en los próximos cinco años divididos en la perforación de 135 pozos y lo que eso conlleva acompañado de termas ambientales y sociales. El objetivo es aumentar la producción actual de 1.727 barriles por día a 25.000 a mediados del 2016.

El presidente de la compañía, Javier Gutiérrez Pemberthy, detalló que este anuncio “contribuye a lograr las metas de Ecopetrol de producir un millón de barriles limpios en el 2015 y la cual es uno de los frutos de la campaña exploratoria en la que estamos trabajando arduamente desde la década pasada. Los resultados obtenidos en Caño Sur confirman el potencial de esta zona en crudos pesados, uno de los focos de la estrategia de la empresa”.

Precisamente Orlando Cabrales, viceministro de Energía, tras conocerse la comercilidad, explicó dos puntos. “Lo primero es que esto está dentro de los cuatro ejes estratégicos para incorporar reservas, y uno de estos ejes es el de los crudos pesados, donde Colombia tiene un potencial enorme. Lo segundo es que lo que anuncia Ecopetrol suena muy interesante, no solo por los resultados de corto plazo sino porque a medida que se haga actividad en esos campos descubiertos sobre los cuales declararon comercialidad, habrá más reservas”, declaró.

Cabrales dejó claro que ya hay pozos que confirman y ahora hay que elaborar un plan de desarrollo para identificarlos, perforarlos e incorporar más reservas. “A medida que se haga actividad, tendrán que aumentar, por supuesto, la producción”, dijo.