En cabeza de Carlos Mario Montoya, director del Área Metropolitana (integrada entre otras por ciudades como Medellín, Barbosa o Itagüí), se tomó la decisión de multar a la empresa Fabricato por el indebido vertimiento de colorantes al río Medellín.

Luego de que el río se tornara de distintos colores, provocado por el vertimiento ilegal de productos colorantes, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá –máxima autoridad ambiental para los municipios miembros– decidió multar a la textilera por el daño ecológico producido en el río.

Montoya responsabilizó a Fabricato por los hechos ocurridos el pasado miércoles 3 de julio, en los que la compañía arrojó colorantes que tiñeron de colores al afluente, producto de residuos de tipo industrial y pigmentos que son expulsados por cañerías.

La sanción supera los 126 millones de pesos (US$65.107,9) y de acuerdo a lo manifestado por Carlos Mario Montoya al diario El Colombiano, se adelantan cuatro investigaciones del mismo tipo contra otras empresas que han ocasionado la coloración del río Medellín.