El presidente de Perú, Ollanta Humala, afirmó que su gobierno defenderá la prestación de salud "como un servicio y no como negocio", al presentar las líneas de la reforma de la sanidad que impulsa su gestión.

"Tenemos que ordenar el sector, y a quien le caiga el guante que se lo chante (sic); porque la salud no es un negocio, es un servicio y así tiene que ser, y este gobierno defenderá la salud como un servicio y no como negocio", enfatizó.

Humala añadió que la reforma "tiene como objetivo alcanzar cobertura universal para que toda la población tenga cobertura de salud cada vez mejor y con financiamiento adecuado".

Aseguró que la política impulsada por su gobierno ya ha permitido incluir a más de dos millones de peruanos como beneficiarios de los servicios de salud y dijo que esa cifra seguirá ampliándose.

La reforma también incluye, acotó, un "plan ambicioso" de infraestructura de calidad en las distintas regiones y provincias del país, particularmente en las que aún no tienen hospitales.

"Necesitamos una nueva distribución del personal de la salud, una distribución inteligente y sensata, y para esto en esta nueva escala salarial tratamos de incentivar al personal que va a trabajar al interior del país", comentó.

El presidente destacó, asimismo, la puesta en marcha del seguro oncológico gratuito para los pobres y aseguró que la reforma de la sanidad debe ser implementada no solo por el gobierno, sino también por todos los sectores vinculados con la salud.

Consideró necesario, en ese sentido, "socializar y difundir" las nuevas herramientas creadas por la reforma, que comenzó con cinco decretos promulgados por el Gobierno tras recibir facultades del Congreso para legislar en la reforma del sector Salud y el fortalecimiento de la seguridad social.