La Cámara de Diputados aprobó en lo general la minuta que modifica los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución Política en materia energética, y con la mayoría calificada con 354 votos a favor y 134 en contra, sin abstenciones.

Los legisladores llegaron a esta decisión, luego de más de seis horas de discusión, a la medianoche del jueves, tras iniciar la sesión en el auditorio "Aurora Jiménez de Palacios", en el edificio "E" del Palacio Legislativo, luego de que un grupo de legisladores se oponen a la reforma energética.

Legisladores de los partidos de la Revolución Democrática, del Trabajo y Movimiento Ciudadano, que votaron en contra, expusieron su rechazo y acusaron de traidores y vendepatrias a los diputados del Revolucionario Institucional, de Acción Nacional y Verde Ecologista.

Durante el proceso de votación y al término de ella un grupo gritaba "traidores-traidores" mientras los otros respondían con un "México-México".

Con la aprobación se permitirán los contratos con particulares en la exploración y extracción del petróleo y demás hidrocarburos que se encuentren en el subsuelo del territorio a fin de conseguir ingresos que contribuyan al desarrollo del país, se argumentó en la minuta.

En caso de los minerales radioactivos no se otorgarán concesiones, se explicó.

El artículo 27 se deja claro que "en cualquier caso, los hidrocarburos en el subsuelo son propiedad de la Nación" y así se deberá afirmarse en las asignaciones o contratos.

Tratándose del petróleo y de los hidrocarburos sólidos, líquidos o gaseosos en el subsuelo, la propiedad de la Nación será inalienable e imprescriptile y no se otorgarán concesiones.

El dictamen precisa que la exclusividad del sector público sobre las áreas estratégicas permanece intocado. Las actividades de exploración y extracción del petróleo y demás hidrocarburos en el subsuelo, así como el control del sistema eléctrico nacional y el servicio público de distribución de energía es exclusivo del sector púbico.

También se crea el Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, cuya institución fiduciaria será el central Banco de México.

El objetivo de este organismo será administrar y distribuir los ingresos derivados de las asignaciones y contratos a que se refiere el artículo 27 de la Constitución, exceptuando impuestos.

Se aprobó que la Secretaría de Energía contará con la asistencia técnica de la Comisión Nacional de Hidrocarburos la que se encargue de adjudicar las asignaciones.