El gobierno de México "ha perdido capital político y hay un estado de ánimo negativo", con dos terceras partes de la población que "sienten miedo y enojo por la situación del país", reveló una encuesta de la firma GEA-ISA.

El sondeo realizado del 29 de noviembre a 1 de diciembre de 2013 entre mil mexicanos de 18 años o más, con un margen de error del 3%, indicó que frente a la situación actual del país, el 36 % de la población siente "mucha esperanza", por un 37 % que dicen sentirse muy enojados.

Asimismo, el 18 % manifiesta sentirse muy orgullosos, y un 31 por ciento dicen sentir "mucho" miedo.

El descontento con el manejo de la economía y de la seguridad pública se refleja en el índice de expectativas económicas, que está en un nivel similar al de 2009 (tras la crisis económica mundial) y que pasó de 122 puntos en diciembre de 2012 a 90 un año más tarde, y el de inseguridad, que perdió 16 puntos en el mismo lapso.

Estos factores se traducen, de acuerdo con el sondeo, en una fuerte caída en la evaluación de la gestión del Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Quienes dijeron aprobar el trabajo del mandatario pasaron del 55 % en marzo al 43 % en diciembre, mientras los que lo desaprueban pasaron del 33 % al 50 % en ese periodo.

Asimismo, la satisfacción con la democracia ha caído 18 puntos (de 44 a 26) desde septiembre de 2012, el mayor deterioro registrado desde hace tres años.

De acuerdo con el estudio, los restos para la gobernabilidad en 2014 son evidentes: gestión gubernamental de calidad y eficaz en tres ámbitos.

El primero es la instrumentación de las reformas aprobadas por el Congreso, que en algunos casos implica terminar la labor legislativa (leyes secundarias de telecomunicaciones y sector energético) y en otros procesar institucional y eficazmente las resistencias (reforma educativa)

El segundo aspecto es el crecimiento económico, que implica un ejercicio eficiente, transparente y oportuno del gasto público y la aplicación del resto de políticas económicas sectoriales.

Finalmente, la seguridad pública, área en la que GEA-ISA considera indispensable redefinir y clarificar la estrategia de seguridad en general.

"Un componente fundamental de esa gestión de calidad será atender la demanda de combatir la corrupción, mediante mecanismos de transparencia y rendición de cuentas", puntualizó.