Los presidentes de Brasil, Dilma Rousseff, y de Francia, Francois Hollande, destacaron hoy, tras una reunión en el Palacio de Planalto, en Brasilia, la profundidad y fortaleza de la alianza estratégica entre los dos países firmada en 2006.

En una declaración conjunta a la prensa, los mandatarios pasaron revista a los acuerdos alcanzados en la jornada en las áreas de defensa, alta tecnología, energía, educación y salud, entre otros.

En su discurso, Rousseff subrayó que la alianza permitió un fuerte aumento del comercio y las inversiones entre los dos países a pesar de la crisis financiera internacional.

"Francia y Brasil mantienen una cooperación cuyo contenido, alcance y profundidad la convierten única, sobre todo en las áreas de defensa y tecnología de alto desempeño", subrayó.

Expresó su satisfacción por el avance del programa Prosub, firmado en 2009, para la construcción de cuatro submarinos convencionales y uno nuclear, con transferencia de tecnología para su país.

Resaltó también el trabajo conjunto para la construcción de helicópteros y el refuerzo francés a la construcción de un satélite geoestacionario brasileño de uso civil y militar.

"Quiero destacar también el acuerdo para la adquisición de un supercomputadora, con la instalación de dos centros de pesquisa en Río de Janeiro, y la transferencia de tecnología para construcción de supercomputadoras en Brasil, una capacidad que sólo tienen diez países en el mundo", señaló.

En la reunión, los presidentes verificaron que existe un "escenario promisorio" de inversiones, destacando la participación de la francesa Total en consorcio liderado por Petrobras para la explotación del campo petrolero de Libra del Presal brasileño, así como el acuerdo entre la francesa Areba y Eletrobras para el desarrollo de energía con base nuclear.

Manifestó su expectativa para el avance de las negociaciones para un acuerdo de libre comercio entre el Mercado Común del Sur y la Unión Europea, y enfatizó la convergencia de las posiciones de ambos países sobre los grandes problemas internacionales.

"Queremos ser socios en la construcción de un orden mundial más justo y democrático. Quiero agradecer apoyo de Francia a la iniciativa de Brasil-Alemania sobre derecho a la privacidad en la era digital en las Naciones Unidas", recordó.

Acordaron actuar conjuntamente para la COP 2015 a realizarse en París sobre el combate a cambio climático y saludaron el éxito de la conferencia de Bali de la OMC, creando condiciones para el fortalecimiento del sistema mundial de comercio.

Resaltaron los efectos animadores del acuerdo para eliminar el arsenal químico en Siria y la importancia de los esfuerzos diplomáticos para poner fin al conflicto en ese país.

Analizaron las negociaciones sobre el programa nuclear iraní, y la expectativa para un acuerdo satisfactorio que incluya el derecho de Teherán a poder hacer uso pacífico de la energía nuclear.

Rousseff concluyó su discurso felicitando a Hollande por la clasificación de Francia a la Copa del Mundo de 2014.

"Estoy segura que Brasil saldrá vencedor, pero considero importante que Francia tenga una colocación muy expresiva", dijo al visitante.

Hollande, por su parte, afirmó que el papel de los dos gobiernos es dar "toda su fuerza" a la alianza estratégica bilateral.

"Esa alianza significa buscar todas las convergencias políticas posibles, tenemos los mismos principios para situarnos en la escena internacional, de respeto a multilateralismo, respeto a la instituciones internacionales, defendemos la solidaridad y la paz", señaló.

Apoyamos la iniciativa de Rousseff para seguridad cibernética "tanto para la seguridad nacional como para la privacidad de las personas, y claro que vamos a participar de la reunión en Sao Paulo, tenemos que tener una posición firme", enfatizó.

Según Hollande, el segundo eje de la alianza bilateral es ampliar las relaciones económicas y comerciales.

"A pesar de la crisis que afectó a Europa y Brasil el intercambio se duplicó. Tenemos que llevar al más alto nivel la tecnología de nuestros países, con prioridad en energía, agroalimentos, transportes y turismo", dijo.

Destacó el fortalecimiento de la cooperación nuclear para la construcción de la planta Angra 3, que se sumará a las diversas fuentes de generación de energía del país sudamericano.

"Estamos dispuestos a contribuir con toda nuestra experiencia y seguridad nuclear para que Brasil pueda producir energía de esa fuente", expresó.

Destacó que fue ratificado el acuerdo para la lucha contra la minería ilegal entre Brasil y la Guyana Francesa, y se comprometió a que las discusiones entre Mercosur y la Unión Europea para un acuerdo de libre comercio "puedan iniciarse rápidamente".

En tono jocoso, Hollande respondió a Rousseff que "no me comprometí con la victoria de Brasil en la Copa del Mundo", pero manifestó su confianza en que sea realizado un gran torneo en el país.

Hollande inició este jueves una visita oficial a Brasil que culminará mañana viernes.